Recortes de… televisión

Disney Channel sale de su mundo perfecto

Hace años, cuando alguien molestaba, increpaba y hacía la vida imposible a alguien otro en un centro educativo, se le llamaba “meterse con alguien”. Sin embargo, su importancia y su nombre han cambiado debido al progreso de la sociedad y el hecho de que persiste en Internet. Ahora se llama “bullying”.

En un episodio de “Austin y Ally”, otra de las numerosas sitcoms para niños que Disney emite por los canales de alrededor del mundo, aparecía el tema. Sí, Disney, la creadora de esas princesas tan perfectas y estereotipadas, ha salido a la calle. Una de las protagonistas era la encargada de hacer el papel de Cenicienta en una obra de teatro escolar, y el conflicto aparecía cuando en la web que promocionaba el evento un usuario le reprochaba con insultos (leves) que no se lo merecía.

El episodio parece acabar rápida para no tocar mucho el tema, mediante el descubrimiento de la protagonista con la compañera de clase responsable de esos comentarios, y finalmente hacen las paces. Pero, al contrario de todo lo que pudiera imaginar, aparece un fragmento en el que los actores de la serie hablan sobre ello, sin interpretar a sus correspondientes personajes.

Reconocen que como actores reciben muchas críticas, pero que si eres una víctima debes denunciarlo a tus padres, tutores u otros adultos. Tras unos tres o cuatro minutos de consejos a los niños/as, aparecen los créditos finales. En enero del año pasado apareció una pareja de lesbianas en otra serie del mismo canal. Los medios corrieron la voz ante tal sorpresa, cuando todo el mundo sabe que la primera pareja homosexual de Disney ya existía: Phineas y Ferb.

Independencia con estilo y el problema de los selfies

Mediaset España cerraba en mayo un acuerdo por el cual compraba el 40% de 8tv, la televisión privada catalana, en propiedad del Grupo Godó (La Vanguardia). Las consecuencias no tardaron en llegar: Sandra Barneda llegaba con un talk-show de tarde, llamado “Trencadís”. Un programa hecho por La Fábrica de la Tele (creadora de “Sálvame”, “Cámbiame”…), productora en la cual Mediaset invierte un 30% del capital total.

Fue encender 8tv por la tarde y ver un diseñador de moda gay (está prohibido enseñar a un heterosexual del sector, parece) analizando el look y estilo de vestuario de los políticos independentistas. Porque hay otras razones por las que votar “sí”.

Siguiendo eso, un reportero en un jacuzzi molestando con el cable de su micrófono a su invitado, alguien que no recuerdo que recomendaba hacerse selfies mediante una app de la Costa Brava. Y eso les permitía dar paso a un vídeo en el que el mismo reportero preguntaba a una psicóloga qué expresaban algunos selfies hechos por colaboradores del programa, a la vez que se integraba una pequeña ventana inferior donde ver la cara de cada uno de ellos en directo en plató mientras la psicóloga hacía sus diagnósticos, que llegaban a ser embarazosos para algunos.

“The Flash”: Antena 3 acabó de emitir la serie entera tan rápido como el protagonista corría

La serie, que ya venía emitiendo la cadena echando tres episodios cada semana, acabó con una maratón increíble de cinco episodios que finalizaron alrededor de las 3 de la mañana.

Antena 3, como cada verano, comprando una serie americana para rellenar, pero sin importar el cuidado y trato de ésta. Esto nos muestra la hipocresía de los grandes grupos de comunicación, criticando a la piratería para consumir series de forma ilegal, cuando es la única forma de verlas en un modo respetuoso, ya que los canales españoles las maltratan con irracionales pautas de publicidad y horarios.

A raíz de ello, mencionar que los directivos de Movistar+ afirman en el Festval de Vitoria que no temen a la llegada de Netflix a España, al disponer ellos de un catálogo infinitamente mejor. Y mientras la operadora de Telefónica negocia con Bein Sports para ofrecer el canal en su plataforma de televisión, Orange está haciendo el agosto (aunque ya sea septiembre) con su inmejorable oferta para ver todo el fútbol de la Liga BBVA por 10€ al mes.

Puede que me haya ido de las ramas, pero una cosa lleva a la otra, y podemos sacar la conclusión de que, después de años como en el GIF de arriba, ya se nota movimiento entre viejos y nuevos competidores en el terreno de la televisión de pago. Como en el GIF de abajo.

homónima

Cómo pasar un verano estupendo

Puta mierda de artículo que me ha quedado… No volveré a hacer nada así.

– David, al publicar la primera entrada de la serie de artículos “Cómo…” relacionados con el verano.

Han pasado muchas semanas, pero lamento deciros que se acabó. Ya no voy a publicar ninguna mierda más de este estilo jamás. O puede que el verano que viene lo haga otra vez. Si es que se me ocurren nuevas ideas…

Nunca he podido seguir con una misma sección durante mucho tiempo, pero esta vez lo he hecho y estoy orgulloso de haber creado tal cantidad de estiércol manipulable que parece que brille. Es una metáfora muy profunda.

Así que para acabar esta serie, hoy os traigo (por última vez) 10 consejos para pasar el verano de la mejor forma posible. Excepto si vas con tus padres. Entonces te jodes de verdad. O puede que pasárselo bien e ir de vacaciones con tus padres no sean dos cosas excluyentes.

1.

Cuando la bandera esté roja, báñate igualmente. Los socorristas solo lo ponen porque suelen haber muchos señores/as mayores en la playa, y al mínimo viento y oleaje dicen que se ahogan y que “SOS”, “ayuda”, “quiero morirme”… Los socorristas no tienen ganas de levantarse, sacarse la camiseta, correr a la orilla, coger un peso de más de 50kg y volver. Y claro, tener que hacer todo eso en cámara lenta como en “Los vigilantes de la playa”…

2.

Si en vez de la playa vas al cámping y allí hay una chica que te gusta, no dudes en hacerte el sensible y el tímido. Funciona a la perfección. Yo me hice tanto el tímido que no hablé hasta que eyaculé dentro de ella. Perdón por la expresión, fue literalmente así. Cuando acabé, dejé de hacerme el romántico y le dije que limpiara “todo el estropicio”.

3.

Si en vez del cámping vas a la playa y allí hay una chica que te gusta, no dudes en esperar a que ella se meta en el agua. Vas tú preparado para bucear, te haces el tonto y ¡PUM! Parece que has chocado.

– ¡Pero cómo te has podido chocar contra mí si llevas gafas!

– ¿Sabes lo que pasa? Que estas gafas no detectan las chicas guapas…

Sí, le entras como un deficiente, pero al menos le has entrado.

4.

Solo ve a los restaurantes italianos. Los españoles y japoneses no valen nada la verdad. Lo que ofrecen los primeros ya lo sabes, y lo que ofrecen los segundos no lo sabes. ¿Por qué digo lo de los italianos? Porque ofrecen pasta fresca. Fres-ca. Y además porque comer tapas y gatos muertos ya cansa un poco.

5.

Nunca digas nunca. Never say never. Eso es lo que dice Justin Bieber a sus fans cuando les habla de las drogas. Está bien probarlas alguna vez. Y aún mejor si pruebas las que están de moda en Ibiza o Magaluf, donde puedes elegir desde la droga caníbal hasta la vegetariana. Recomiendo la primera, ya que tienes menos peligro de ser disparado por un agricultor y es más divertida. Puede que incluso aparezcas incluso en “Equipo de Investigación” de laSexta.

[NÓTESE LA IRONÍA Y HUMOR EN EL ANTERIOR TEXTO. POR SI ACASO ME VIENE ALGUNA DEMANDA, LO PONGO]

6. /BONUS EXTRA/

Tienes que ir a destinos turísticos exóticos. La Vegas es el lugar perfecto para pasar un buen verano y comprobar tus habilidades si eres adolescente. “A ver cuantas putas me puedo tirar hoy”, “¿a partir de qué número de cubatas estoy borracho?”, “si me meto la coca por el culo, ¿sienta mejor? ¿Tú que dices, pederasta de teenagers?”. Y no intentes enviar fotos ni vídeos ni audios ni mensajes por Whatsapp desde el WiFi del hotel: “Lo que pasa en las Vegas se queda en las Vegas”…


Ya está. Se acabó. Ya te he enseñado todo para que te diviertas este verano tanto como puedas. Ahora me voy a la piscina, que un día salí de ella para escribir en el ordenador y llevo una semana y media tecleando sin parar y deshidratado. Venga, pasadlo bien.

Cómo comprar helados en la tienda de las piscinas

And again. Sé que estáis teniendo un verano increíble. Sé que os estáis divirtiendo mucho. Y sé que no os importa una mierda estos artículos. Y pensaréis: “¿Y entonces por qué los haces?”. Para añadir en el currículum que he estado “trabajando” duro durante el verano. Eso es.

De todas formas, hoy toca conocer el truco para saber comprar helados en la tienda de las piscinas. Parece una chorrada, pero el ahorro es impresionante. Así que allá vamos…


A veces estamos en las piscinas y nos entra un hambre que nos comeríamos cualquier cosa… Incluso al cuerpo de esa chica que no paras de mirar de reojo y que es la causa del bulto que tienes entre las piernas. O también comer un helado, si no queremos conservar la virginidad para otra mejor ocasión.

Entonces nos dirigimos a la tienda de helados que hay en el recinto de las piscinas, pero eh, cuidado con los precios. Un puto helado cuesta 2 o incluso 3€. ¿Es que nos apetece un helado de petróleo o el de la tienda quiere hacer el agosto en julio? Puede que sea lo segundo o que alguien se está pasando con los “costes de distribución”.

Para no gastarnos la paga semanal (si es que vuestros padres os la dan), hace falta convencer al tío/tía de la tienda. En caso de que sea una chica (supuestamente joven) es muy fácil:

– Eh, buenas. ¿Cuánto cuesta un helado de chocolate?

– 3€.

– Pues no tengo suficiente dinero.

– Vaya, lo siento.

– Da igual, ya me conformaré con la tableta que tengo aquí debajo. (Entonces te sacas la camiseta y enseñas tus ¿increíbles? abdominales)

(Para ver el momento exacto en el que desatas tu chulería, minuto 0:14)

Ya sabes el resto, ¿no? Ligas con ella, le pides un helado gratis, bla bla bla…

Aunque claro, si hay un chico… Para ese caso, tendremos que barajar posibles y aceptables precios con él, o dicho de otra forma, tendremos que negociar. O como lo llaman en Detroit, “gritar al puto gilipollas de ‘Empeños a lo bestia’ hasta que me dé la pasta que necesito”. ¿Veis ese programa? Joder, ha tenido mucho éxito. Creo que es hora de aprovechar el momento y hacer una versión con gente blanca.

Nadie sabe negociar cuando empieza, todo el mundo lo sabe. Por eso habrá que empezar por el número más bajo posible e ir subiendo. Pongamos un ejemplo:

– Buff, dos euros. Te lo compro por 10 céntimos y me estoy arriesgando.

– ¿10 cént…? Por ese precio solo podrías comprar los helados exclusivos del LIDL.

– Así que son exclusivos y cuestan menos que los tuyos.

– Si dicen en los anuncios que son exclusivos no es porque el LIDL solo pueda tener los mejores helados, sino porque ningún supermercado más se digna a ofrecer esa puta mierda.

– Ahora lo entiendo… Bueno, te lo subo en 50 céntimos. Con esta cifra estoy al borde de la quiebra…

– ¡Ni 50 céntimos! ¡O 2 euros o nada!

– ¡70 céntimos!

– ¡No!

– ¡80!

– ¡Que no!

– ¡1€!

– ¡Que te he dicho que no!

– ¡Eh hijo de puta, o me das un helado de los cojones o te reviento esa puta cara que tienes, coño!

– Así que eres de Detroit, ¿no?

– Mira, te cuento una cosa. ¿Cuántos helados vendes a la semana? ¿4? ¿5?

– ¡Qué va! Solo… 7 u 8…

– ¿Y tú por qué crees que tienes esa mierdecilla de ventas?

– Porque son algo caros.

– Muy bien. Pues yo te estoy dando la oportunidad de vender un helado más.

– Sí, pero a un euro.

– ¿Y eso qué más da? ¿Prefieres un euro o prefieres perder un cliente?

– Hombre…

– Eso es. Véndeme el helado por 1€ y ya está. Y un consejo: la próxima vez dejas de comprarles tantos helados a Nestlé y a esa panda de cabrones avariciosos, y compras algunos más exclusivos. Tú ya me entiendes…

– Tienes razón. La gente tendrá se va un momento de las piscinas, va a comprar helados al supermercado más próximo y vuelve aquí. Y eso es por culpa de los malditos precios.

– Por fin lo has entendido.

– Se acabaron los precios altos. Estoy harto de subir los precios un euro más de lo normal solo para hacer el agosto. Ahora los pondré a un precio… cómo se llama… eso es: adecuado.

– Espera, ¿qué?

En efecto, las empresas de helados son las víctimas innocentes. Todos esos vendedores de helados que ves son unos avariciosos rastreros.

Sin embargo, si ves que no te funciona eso de negociar, también puedes usar estas otras opciones:

  • Ir con tus amigos y darle a hostias.
  • Regalarle un helado de cloroformo.
  • Decirle que el de recepción le llama.
  • Cambiar a tu novia por un helado (piénsalo, un helado te refresca, ella solo hace que calentarte…)
  • Restregarle por la cara que como sus precios son muy altos, vas a sellarte en el brazo, ir al LIDL, comprar helados más baratos sin que pierdan calidad, y volver para comértelos enfrente de su cara.

Madrid Versión Original, con mis subtítulos

El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, ha reclamado hoy que el equipo de Gobierno, de Ahora Madrid, que preside Manuela Carmena,elimine la web Versión Original (VO) donde se rectifica o matiza las informaciones periodísticas que no comparte el Consistorio. “Soy contrario a VO y defensor de la libertad de prensa. La democracia es libertad para equivocarse”, afirma el portavoz socialista a EL PAÍS.

Carmona se pone en contra de la VO, versión original. Dice que le gusta más ver las películas dobladas. “¿Versión Original con subtítulos? ¿A qué hemos venido al cine? ¿A leer?”.

Por su parte, el grupo municipal del PP que encabeza Esperanza Aguirre ha avanzado que pedirá mañana en la Junta de Portavoces “una moción de urgencia” para retirar la página. “Eso sí, necesitaremos el apoyo de otro grupo para poder aprobarlo”, indican fuentes del PP en clara referencia a Ciudadanos o el PSOE.

Como el PP no pudo retirar páginas webs piratas donde puedes ver series y películas gratis, ahora va a probar con una del Ayuntamiento. Puede que sea más fácil, esta vez es una abuela quien controla la página. Pero el PP va a necesitar ayuda. Ese partido es como un niño: tendrá que tener algún adulto o a Ciudadanos para que consiga lo que quiere.

Carmona sostiene que el cierre de la web debe llevarse a cabo lo más “pronto posible”, ya que el pleno donde la oposición podría pedir la retirada de la página no se celebrará hasta el próximo 22 de septiembre. “Es demasiado tarde. Tiene que ser ahora. Estoy completamente en contra de corregir la opinión de los periodistas”, insiste.

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos (C’s) en el Ayuntamiento, Begoña Villacís, ha calificado la web de “inaceptable” y ha advertido que “el Gobierno de Ahora Madrid está utilizando un dominio de Madrid, que están pagando todos los madrileños, para hacer propaganda de partido”.

Carmona, a ver si te enteras, que parece que de tanto asistir a laSexta Noche, Eduardo Inda te ha pegado el virus gilipollitis. No es la opinión de los periodistas, es la corrección y el contraste de informaciones para confirmar lo que es verídico de lo que es falso.

Y Begoña, ya sé que te arruinarás, pero pagando 10€ al año por tener dominio .es no van a subir los desahucios. Los madrileños podrán afrontar ese gasto: Ana Botella también se gastaba 10€ (pero al mes) en relaxings cups of café con leche. In Plaza Mayor, of course…

“¿Están hablando de la verdad inicial, la segunda verdad o la tercera verdad?” ha cuestionado la líder de Ciudadanos en la emisora Esradio.

Esperanza Aguirre reconoció que la web pretende “establecer una versión de la verdad” y, por tanto, es “algo absoluta y totalmente fuera de lugar en una democracia”. Y avanzó que su grupo municipal no la utilizará, a pesar de que Manuela Carmena se la ha ofrecido.

Ya os digo yo que estos de Ciudadanos no pueden jugar al Verdad o Atrevimiento, porque se lía cada una… Y, por cierto, Aguirre: ¿Ves lo que estás haciendo? Estás atacando al equipo de Carmena como hacen los medios de comunicación? Por culpa de gente como tú que solamente suelta chorradas, el Ayuntamiento tiene que crear una web para desmentir y rectificar todo eso que no sea cierto.

Y Aguirre, por favor, acepta la invitación de Carmena a usar la web. Si un día te relacionan con ETA, podrás desmentirlo. Si un día te acusan de corrupción, podrás desmentirlo. Y si un día te pillan conduciendo a 300 por la ciudad, podrás decir que los semáforos estaban en ámbar.

La presidenta del PP madrileño aseguró que la web le recuerda “a George Orwell y el Ministerio de la Verdad”. “Si lo que se pretende es señalar en esta misma página sin posibilidad de réplica a aquellos periodistas o medios que se han permitido tener una opinión diferente sobre el enfoque de un Gobierno, me parece absoluta y totalmente reprobable”, lamentó.

¿Opinión? Se trata de las noticias, la información que tiene que ser objetiva, señora. Y claro que tienen posibilidad de réplica. Como si dicen que la web la administra una secta Illuminati madrileña.

Manuela Carmena ha manifestado esta mañana en Radio Nacional que consideraba a los periodistas “aliados de la transparencia y de la democracia, y precisamente por eso se ha hecho esta web”, ha insistido, con el fin de dar la “versión y opinión” del Ayuntamiento sobre las noticias que publican los medios.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, disiente y considera que la web “tiene un cierto halo, un cierto tufo a regímenes totalitarios, donde no se permite la libertad de expresión y se encarcela a los disidentes, y como algunas personas del entorno político del actual equipo de la Alcaldía vienen de ese origen político, han colaborado con ese tipo de regímenes, es para preocuparse de entrada”.

Uy, cómo huele… Huele a brisa de verano bolivariana totalitaria con perfume de Eáu de Chávez por la mañana… Por favor, han creado una web, no detendrán a nadie por expresarse libremente. Porque para eso ya está la Ley Mordaza aprobada por, oh wait, ¡el PP!

En la página VO, sus responsables sostienen que la “web facilitará el trabajo con los medios de comunicación, que podrán consultar la versión del Ayuntamiento ante publicaciones de información relativa al Consistorio”. La web que corrige o matiza las informaciones da así a entender que los profesionales no contrastan con el Ayuntamiento antes de publicar una información.

Cómo molestar al socorrista

Ya estoy de vuelta. ¿Qué, cómo va todo? ¿Bien? ¿Habéis seguido mis consejos? ¿Sí? ¿No? ¿Escribo artículos de nada sin nada a cambio y encima no le prestáis ni atención? Anda, y que os den. Me voy a hacer partner y a grabar gameplays. MONEY IS COMING…

Como cada semana, os traigo otro tutorial. Escrito y sin acento latino. Trataremos el tema del socorrista, esa persona amiga y enemiga a la vez. Te puede salvar la vida o te la puede complicar. Todo depende de ti. Pero en esta ocasión, suponemos que eres un licenciado por la Universidad de Hijoputa en la carrera de Tocapelotismo y que tienes un máster en Cabronismo acuático.

Y sin más dilación (dilación… ¿de qué? ¿De dónde viene eso?), os doy diferentes propuestas:

Hacerse el muerto. Todos alguna vez hemos hecho el muerto, pero en broma. Y si no lo has hecho aún, prueba a salir de casa y ponerte en medio de la carretera. Esta vez vamos en serio. Una broma pesada es lo que queremos. Por eso compraremos una bombona o botella grande de oxígeno y, para que nadie se entere que la llevamos a la piscina, la esconderemos en el bañador. Esto también servirá para ligar, créeme.

Nos incorporamos, hacemos el muerto, vamos respirando, ningún movimiento… De repente, alguien avisará/gritará/te penetrará (no sabemos si los necrófilos van a la piscina de tu barrio a bañarse) y el socorrista vendrá rápido a salvarte la vida de cabroncete que llevas. Cuando te haya visto la bombona, entonces te levantas y gritas: ¡Que es broma! Y si ves que el socorrista está tan sorprendido por lo gracioso/original/gilipollas que eres que se ha quedado empanado, le das con toda la bombona en la cara.

Mentir y lanzar. Consiste en que vayas al socorrista y le avises que alguien se encuentra mal dentro de la piscina. Te diriges con él a cualquier persona (o un cómplice) y cuando empiece a preguntar qué le ocurre, le empujas y le tiras a la piscina.

La silla. Todos los socorristas tienen una silla donde sentarse cuando ya han vigilado suficiente. El truco es dejar alguna sorpresa para él. Una araña, una víbora, un huevo, una bombeta, un erizo, una abeja… Hay miles de millones de posibilidades para joder al prójimo.

Inclumplir normas. Todas las piscinas públicas tienen reglas. Menos en las vascas, donde te puedes tirar de bomba en la piscina pequeña para bebés. [Sí, un tópico muy usado, lo sé…] Lo único que tienes que hacer es no respetar alguna de ellas. O todas juntas, si quieres. Salta en bomba en la piscina pequeña sentado en un flotador gigante mientras tiras disparas a la gente con una pistola de agua y cuentas chistes racistas. Bueno, lo último no está prohibido…

El socorrista usará el silbato y te llamará la atención. Tú no le hagas caso, sigue con tu rollo. Puede que vuelva a silbar, pero a ti no te importa: como si sonara un grillo. Entonces irá hacia ti para darte el último aviso. Tú te niegas y te haces el chulito, obviamente.

– Escucha, ¿no te he dicho que dejes de escuchar a Abraham Mateo con tu móvil submergible? ¿Que no sabes que está prohibido o qué?

– Mira, déjame, esto es una piscina pública.

– ¡Por eso! ¿Que no ves que hay críos a tu alrededor? ¿Es que quieres que se vuelvan abrahamers?

– Yo hago lo que me salga de los huevos, ¿entiendes?

– Pues te tendré que echar del recinto, lo siento.

– A mí nadie me echa de ningún sitio. (Si quieres ganar en esta parte, recomiendo ser gordo)

– ¡Hombre que no! ¡Ahora mismo te estás largando!

– Acércate si tienes huevos… Uy, ¿que te asusta el agua?

– ¿Quieres que haga venir a la Policía?

– Mejor llama a los Bomberos, que necesito un poco de agua. (Es importante hacerse mucho el fantasma; chistes como éste molestan hasta a un muerto)

– Pues te voy a sacar yo. Se acabó la tontería.

En este momento, nadas rápido hasta el borde de la piscina (en caso que no estés cerca de él), sales de la piscina, te sacas el bañador, vas corriendo y gritando: “Ayudadme, un violador me persigue”.

Para que sea un día memorable para todos los asistentes, puedes mearte en algún sitio (piscina, toalla de algún lugar, boca de alguien haciendo la siesta) o escupiendo a todos, sin criterio alguno. Acto seguido, te diriges a la entrada y sales de ahí pitando. Por seguridad.

 

La pistola de agua. Coges una pistola, la cargas, y te diriges hacia el puesto del socorrista. Le mojas. Le dejas empapado. Le cabreas. Le sigues tirando agua. No puede ver donde estás. Corres hacia la otra punta de la piscina. Cargas la pistola. Viene hacia ti. Repetir los pasos anteriores.

Pegarle el rollo. Háblale sin interrupciones, sin parar en ningún momento, sobre algún tema del cual tengas mucho conocimiento. Si quieres un resultado más efectivo, trae a tu abuelo para que cuente cuando fue a la guerra civil, cómo era vivir de pequeño al campo, o por qué no le gusta los de Podemos.

 

Cómo mear en la piscina sin que nadie lo note

Otra vez de vuelta aquí, para ver qué os tengo preparado para hoy. La debo decir que siempre que nos metemos en una piscina, nos da una sensación de frío primero, pero después nos relajamos y nos lo pasamos muy bien ahí.

Seguir que alguna vez habréis experimentado ganas de mear, de hacer pipí, de orinar, de expulsar líquido amarillo sin necesidad de ser Homer Simpson. Y seguramente también se os ocurra ir al baño, pero claro, salir, ponerse las zapatillas e ir al baño es mucho esfuerzo y no vale la pena. Sois unos putos vago, en serio. Yo, en cambio, salgo de la piscina… y me meo en el borde de la piscina.

Y como siempre, habréis acabado meando disimuladamente dentro de la piscina mientras haces ver que nadas, cuando realmente estás trazando una línea recta amarilla por toda la piscina. Pero es muy complicado eso de esconder el hecho que vuelves a mearte encima como un bebé.

Debido a que es el problema principal de muchos, os voy a enseñar cómo disimular mientras te meas en la piscina.

Paso 1: Averigua si estás en EEUU o en una piscina de pijos. Parece una tontería, pero en piscinas de parques acuáticos de EEUU o de familias ricas y pijas que mantienen la piscina muy limpia hay una trampa.

Este tipo de instalaciones suelen tener un detector de orina, por lo que si te haces pipí, se suelta un líquido azul oscuro. Cuidado, porque esto podría delatarte que has meado o que has eyaculado al ver a tu prima bañándose muy ligerita de ropa (si es que la familia de tu prima es muy rica y pija).

Paso 2: Elige el sitio adecuado. En el caso de encontrarte en una piscina pública, tendrás que ir a un lugar o margen donde puedas tranquilizante y no hayan muchas personas alrededor. Ve hacia allí nadando tan rápido como puedas.

Paso 3: El arte de disimular. En esta fase, la gente podrá comprobar lo buen actor que eres (si lo haces bien) o lo guarro que eres (si eres un teatrero de mucho cuidado). A continuación, te dejo una lista de cosas que puedes hacer para disimular/esconder tu meada en directo:

– Apoyarse con los brazos al bordillo y respirar rápido como si estuvieras cansado de haber nadado mucho.

– Buscar con los ojos a alguien fuera de la piscina.

– Si en la zona elegida hay mucha profundidad, bajar hacia abajo, tumbarse mirando hacia arriba, poner los brazos detrás de la cabeza y disfrutar del paisaje. Y mea rápido o te ahogarás.

– Hacer estiramientos de los brazos, como si los tuvieras quemando o ardiendo después de haber hecho unas 635 piscinas.

– Frotarte los ojos como si te hubiera entrado agua, los tuvieras rojos o si hubieras visto que esa chica de allí es tu ex.

Paso 4: ¡A disfrutar se ha dicho!
_______________________________________________

Os quiero hablar también de otra cosa: la moda del sunburning. Puede que no la conozcáis, así que os la explico. Se trata de volverse gilipollas poniéndose uno al sol, sin crema solar ni nada, pero con algún objeto encima.

Así se consigue que, en unas horas, tengas el objeto dibujado en tu cuerpo porque es la única parte que no se ha quemado. Podríamos decir que la moda es más importante que el cáncer de piel.

No sé qué tipo de gente se inventa eso. Deben estar muy “quemados” por los exámenes de la universidad y cuando salen afuera, hacen cualquier cosa para divertirse.

Recordemos la moda del año pasado: el ice bucket challenge. Lo que en principio parecía una iniciativa benéfica tuvo que pasar a ser una investigación sobre lo cara dura que es la gente. ¿Por qué?

“Oh sí, jaja, qué risa, XD, mucho frío, LOL” pero después la mayoría no hacía ninguna donación para la lucha contra el ELA. ¡QUE POR MUCHA AGUA QUE OS TIRÉIS Y MUCHOS LIKES QUE RECIBÁIS, NO SOLUCIONARÉIS LA ENFERMEDAD!

No sólo los típicos adolescentes del Facebook que ponen frases tipo: “Sólo te amo yo. Sólo yo. Y mi pene también” fueron los hipócritas. Se descubrió que algunos famosos también eran unos sinvergüenzas. Así de claro. Es que si no donan dinero, no hace falta que lo hagan…

Después de recordar lo que pasó el verano pasado, me viene a la idea que este verano el reto será echarse un cubo de crema solar y dar dinero contra el cáncer de piel, pues las personas que están haciendo el sunburning van a necesitar tratamiento inmediatamente.

Cómo conseguir ligar con las chicas este verano

Hola de nuevo. Puede que me recordéis de la otra vez que os enseñé cómo saber si el agua de la piscina contiene orina o no. Hoy, os voy a dar la lección del siglo: cómo no fracasar en el ligoteo veraniego con las chicas. Sí, con las chicas. Y creo que con los chicos gays también funciona, porque mi primo pudo ligar con una chica. Y como él no es homófobo, no le importaba que esa chica tuviera pito. Así que sí, 100% CHECKED WITH HOMOS, HETEROS AND TRANSEXUALS.

Pero bueno, vamos al grano. Me refiero que vayamos directamente a los pasos, no mencionaba el grano que le salío al culo a mi primo después de su “aventurilla transexual”…

PASO 1: Prepararse. Hay algunos que se ponen muy nerviosos cuando están hablando con una chica, así que necesitamos:

– Tijeras

– Cinta aislante

– Una hostia previa

– Un alter ego

Con las tijeras y cinta aislante, reprimiremos a nuestro amiguito, ya que hay gente que se excita debido a la cercanía con la chica, y así evitaremos que ella no note un bulto en el bañador mientras hablamos.

Con la hostia previa, nos la meteremos suficientemente fuerte para dejarnos de “ay, es que me da un poco de vergüenza” y chorradas similares.

¿Y el alter ego? ¿Qué es eso? Un alter ego es un personaje que simula a otra persona, pero de forma más exagerada y diferente. Necesitaremos crearnos una persona igual que nosotros, solo que con mejor habilidad de la habla y de las técnicas para ligar. No digo que vayamos de “chulo piscina” hacia la chica, solo recomiendo salirnos de nuestra personalidad habitual y darnos otra más seductora.

PASO 2: Ir hacia ella. Si vamos directamente hacia la chica como un puñetero acosador, con quién únicamente podremos ligar al final será con el juez que nos imponga una orden de alejamiento.

Tenemos que encontrarnos con ella por casualidad, como si el destino te hubiera reunido a ti, a ella, y a su puta amiga fea. Para eso debemos hacer un plan estratégico: si está dentro de la piscina, simplemente tendremos que nadar en estilo crol hacia ella, pegarnos un hostión, y pedir perdón porque “estaba concentrado en tus tetas siempre nado con los ojos cerrados”.

También podríamos seguir la versión que hizo un amigo vasco mío, que cogió un coche, entró a las piscinas y atropelló a la chica con la que quería ligar. Salió del coche, fue hacia ella y le dijo: “Lo siento, es que siempre conduzco con los ojos cerrados”. En septiembre hará 3 años que son novios.

Si se encuentra en otros sitios, como por ejemplo, paseando por los bordes de la piscina, podemos simular que nos tropezamos con ella, o nos resbalamos, o nos ahogamos (en caso que la chica sea la socorrista).

Seguidamente, le soltamos una frase de ésas en las que le decimos que es muy guapa. Por ejemplo: “Bueno, ahora ya no nadaré con los ojos cerrados, porque los tendré fijados en lo guapa que eres”, o “suerte que me he cruzado con la chica más guapa de la piscina”, o “espero que no te importe, pero ha sido verte y empalmarme”. Ésta última mejor la usáis, no con la más guapa, sino con la más guarra.

PASO 3: Iniciar una conversación. Después de soltar la frase introductoria, ya podemos presentarnos.

– Al menos me he cruzado con la chica más guapa de la piscina… Bueno, me presento, me llamo David. ¿Y tú?

– Pues yo me llamo Cristina.

– Ay, Cristina, Cristina, con solo verte ya se me…

Tampoco empecemos a hacernos los guarros. Nos presentamos, intercambiamos información de donde somos, qué hacemos allí, la edad, cómo está el tiempo, los gustos, etc. Pero lo más importante es preguntarle donde está su toalla, para seguir ligando posteriormente fuera de la piscina.

En la conversación también entra nuestro alter ego que anteriormente hemos creado. Ella no nos conoce de nada, así que tenemos la oportunidad para inventarnos nuestros datos personales. “Me llamo Pedro, tengo 22 años pero estoy atrapado en el cuerpo de un adolescente de 16. Debo hacer el amor con una chica antes de esta noche o no podré volver a mi estado normal”. ¿Eh? ¿EH?

Si aunque os vaya bien la conversación os aburrís un poco, aprovechad para divertiros y mearos mientras ella habla. No lo va a notar, lo aseguro, lo sé por experiencia. Y si queréis llegar a un nivel más difícil y extremo, también os la podríais pelar mientras tanto. Pero no tan rápido, lo digo para evitar salpicar agua y que ella se entere.

Cuando ella se vaya a la toalla, sugiérele si puedes ir con ella y seguir hablando allí. Ya entonces de carácter más privado, háblale allí sobre lo especial que es ella respecto a las otras chicas, pregúntale qué series le gustan, dile que a ti lo único que te importa de una persona es el interior…

(He puesto este vídeo porque si de verdad te interesa el interior de una persona, no tendrías que fijarte en las chicas más buenas de la piscina y podrías ligar hasta con las abuelas).

Iros haciendo preguntas cada vez más personales y concretas (“¿alguna vez te has tocado viendo un documental de dinosaurios?”), hasta que os pidáis los números de móvil y quedáis un día para que lleguéis a ser novios oficialmente. Aunque hay una segunda opción…

PASO 4: Objetivo final

Todo el mundo está en la piscina ahora mismo, aún no es hora de ir a los vestidores y baños a cambiarse de ropa y sacarse el cloro. Aprovecha el momento y ve con ella a los lavabos. Relájate, deja que ella vaya bajando lentamente y…