Cómo seguir las campanadas perfectamente

Lo primero que hay que hacer es sacar las pepitas de las uvas antes de las campanadas. Es muy importante este paso porque no queremos estar sacando las pepitas de cada uva en cada campanada. Aunque claro, puede que tú elijas tragarte las uvas enteras, así, sin más. Bueno, pues ya de paso este año hazlo con una sandía.

Después podremos irnos a seguir las campanadas a sitios populares como Times Square, la Puerta del Sol, el reloj digital de la farmacia, o también seleccionar un canal de televisión.

Si decidimos ver las campanadas por la tele, habrá que decidirse por un canal. Yo, personalmente, recomiendo verlas por canales generalistas nacionales como Antena 3 o Telecinco. Sin embargo, si te da igual cuando celebrar las campanadas, entonces los canales autonómicos son otra opción. Un consejo: Televisión Canaria llega a dar las campanadas antes que Canal Sur.

Estáte atento porque los presentadores van a explicar cómo funciona el tema de celebrar el Año Nuevo. Las campanadas proceden de una tradición del siglo XIX importada de Francia, dando a entender que las uvas dan buena suerte. Los cuartos se inventaron después de las campanadas de Marisa Naranjo y sirven para asegurarse totalmente de tener buena suerte.

En la televisión básicamente van a contarte cuando son los cuartos, cuando hay que comer las uvas, pero no te van a decir cuando puedes irte de fiesta con tus amigos.

En el momento de las campanadas, tienes que ir comiéndote las uvas al mismo ritmo del que marca el reloj de la televisión. Puede que te atragantes un poco, pero tienes que hacerlo deprisa, si las actrices porno pueden hacerlo, tú también puedes. Si no puedes aguantar el ritmo y es demasiado para ti, cambia a Canal Sur.

Cuando acaben las campanadas, retira el cubo que has usado para vomitar las uvas y dale besos y apretones de manos a tus familiares. “Ya nos hemos saludado antes, pero es que ahora estamos en 2016, es la primera vez que nos vemos en todo el año”. Cuando escuches este chiste de tu cuñado, es la señal que indica que ya puedes marcharte de ahí, sin mirar atrás.

10 teorías sobre las campanadas fallidas de #CanalSur

Recupero esta sección para haceros ver que hay muchas hipotéticas situaciones en las que se podría haber producido el gran fallo de la publicidad en las campanadas andaluzas. Ni Antena 3 hubiera hecho eso (y eso que emite publicidad excesivamente)…

1- El realizador quería cumplir su único objetivo en la vida: ser Trending Topic.

2- Un abuelo del programa de Juan Y Medio se había quedado por allí perdido, en la sede de Canal Sur. Entonces encontró al realizador y le pidió enseñar donde estaban los lavabos. Se fue con él, y dejó todo programado, pero claro: todas las máquinas iban con Windows, así que…

3- El efecto 2000 2015.

4- “10.000 euros y me pones en medio”. Un soborno no lo rechaza ni Ramón García para ponerse Coca-Cola en su capa. Al final, el spot que interrumpió las campanadas, fue el último anuncio y el más visto de Canal Sur…

5- El realizador quería pinchar la señal de laSexta para ver el vestido de Cristina Pedroche con transparencias  las campanadas y así que Canal Sur también tuviera buenos datos de audiencia, pero se equivocó de botón…

6- La familia del realizador vino, y bueno…
– ¡Sooorpreeesaaaa!
– ¡Hostia, qué hacéis aquí? ¡Que estoy trabajando! Como os pillen…
– Da igual… ¡A celebrar el 2015! ¡Ojo con el cava!
El tapón de la botella cayó en mal sitio, y entonces fueron la única familia andaluza que a partir de eso siguió contenta…

7- (Para entender este chiste, es necesario ver el vídeo donde ocurre el error de la publicidad en Canal Sur)
Al realizador no le gustaba la Coca-Cola, y prefirió seguir las campanadas con el vino de las bodegas de Jerez…

8-
– ¡Marty, si no interrumpes las campanadas, los andaluces se comerán todas las uvas, después empezarán a celebrarlo con cava y bailando flamenco, y entonces les dará un corte de digestión! ¡TODOOS MUEERTOOOS! ¿Lo pillas, Maartyyy?
Marty McFly, salvando a los andaluces desde 2014… No, espera, 2015… O no, o sea…

9- Estaba el realizador tan tranquilo haciendo sus cosas, cuando de repente aparecieron 5 personas de las bodegas de Jerez.
– ¡Pon este anuncio ahora mismo, por la virgen del Rocío y de Jerez, si es que existe!
– ¿Y si no quiero, qué pasa?
– ¡Que te cogemos las uvas y ni campanadas ni hostias!
– ¡JODEEEER! Vale, vale, vale… Dame el VHS, venga.

10- Canal Sur hizo caso a los consejeros y asesores procedentes del PP, y decidieron contratar, para no tener que trabajar, a una empresa audiovisual que había creado el sobrino de uno de la Gürtel…

“Venga hombre, ya han hecho muchos trabajos con los que han ganado infinidad de premios”. Bueno, en realidad ganaron en el Concurso Infantil de Cortos, un Concurso de Vines para ganar una cámara del CashConvrerters…

Bueno, si alguien tiene familiares o amigos en la Policía y sabe algo, que envíe la información a este correo: canalsur@rtva.es. Sí, soy yo el realizador. ¿Qué pasa, no me puedo reír de mí y mis defectos…?

Año Nuevo…

″Todo lo bueno empezará, todo lo malo acabará: todas tus esperanzas comienzan hoy.

Bueeeeenos días. Antes de preguntarte si tengo tal vida de mierda que he escrito hoy este artículo, debo decirte que NO. Lo estoy escribiendo a día 30 de diciembre a las 17h.

Tras la cita improvisada del inicio de este artículo, puede que te la tomes positivamente o como algo que es una mierda de poesía que nunca se cumple. Pienses como pienses, “me llena de orgullo y satisfacción” decirte que hemos empezado un año nuevo.

Si piensas fríamente, puede que te enteres de que no ha cambiado nada en absoluto: en general, todo sigue igual que ayer, nada trascendental ha ocurrido: sólo hemos cambiado la fecha de nuestros aparatos, ya está. Es como si tu vida fuera una serie, y entonces empieza una nueva temporada, para decirlo claramente. Solo que no cobras por ello, que no es todo tan mágico y que los directivos de la cadena cancelarán tu serie alrededor de los 70 u 80 años…

¡Cuánta alegría hubo anoche, eh, cabrón! Todos contentos, algunos borrachos, todos alegres, todos brindando, alguno vomitando las uvas porque se le han atragantado, todos bebiendo…

2015. Sé que sigues igual, que tu vida es igual que ayer y que todo esto ha ocurrido por pasar de un “4” a un “5”, pero tienes otro año por delante. Sabes, cada año es una nueva oportunidad que te da la vida para mejorar, para seguir, para vivir… Para conseguir la felicidad.

Las cosas van de puto culo, lo sé, lo reconozco… Pero de algún modo, y concretamente en nuestro país, este año es especial. Hay elecciones este año. Sí, y parece que en vez de elegir la rosa o la gaviota, vamos a elegir la coleta. Saldrá el iPhone 7 (o 6C). Parece que el paro ya no baja más (pero seguimos igual). El reto de este año también será descargar series y películas, ya que por una maldita Ley, no será tan fácil. Y con todo esto, estaremos entretenidos.

Alégrate: este año se continuarán condenando casos de corrupción; la justicia española nos prepara grandes secretos sobre el Pequeño Nicolás, y sus métodos y líos; la Pantoja, Bárcenas, Matas (entre otros) han pasado la Nochevieja en la cárcel, etc.

Para fans de la televisión e Internet como yo, nos gustará ver cómo se desenvuelve la operación de Canal+ y Telefónica, cómo podremos ver ilegalmente los contenidos que tanto nos gustan, estar atento a los rumores sobre el futuro concurso de 5 canales (4 en HD, y 1 en SD) para la TDT española…

Es una nueva aventura en tu vida. Los críticos dirán que esta temporada de la serie de tu vida es la mejor de todas las tuyas. La cuenta atrás ha empezado. Tic-tac, tic-tac…

(Bueno, vamos a ver, si tienes un reloj de esos anticuados y analógicos, puede que haga este sonido, pero si es digital, no sonará en ningún momento a menos que le pongas la alarma o…)

Una sociedad donde REALMENTE existe Papá Noel, según una hipótesis

Imaginaos un mundo en el que, el 24 de diciembre de cada año a las 22h, bajara sigilosamente caminando con sólo las puntas de los pies un hombre gordo y barbudo a punto de entrar a la tercera edad, para dejar regalos a los pequeños de la casa. Imaginaos un mundo donde Papá Noel fuera real, y no un personaje anual que solo sirve para incentivar las compras navideñas e inspirar confianza en personas gordas y barbudas.

Sería todo muy diferente. Tal como vemos hoy en día en las noticias donde muestran un falso Papá Noel de los países nórdicos preparando a los renos, eso desaparecería. En esta hipótesis planteada, las agencias de noticias lucharían y gastarían mucho dinero por conseguir unas imágenes en exclusiva de Papá Noel preparándose para su ritual habitual anual (hasta aquí el poema).

Vamos, que lo tratarían como a un terrorista cualquiera: “Papá Noel, presidente de la PNN (Polo Norte por Navidad) se le ve organizando su material esencial para llevar a cabo la tradicional entrada silenciosa en casas”. Y después los expertos estarían opinando: “Hombre, entrar silenciosamente… pues como que no. Tú imagínate un gordo entrando por una chimenea con una cuerda y después tener que saltar desde ella”. Y posteriormente apreciarían los anuncios de organizaciones creyendo que Noel es uno de los suyos: “7 de cada 10 pedófilos recomiendan usar muelles en los zapatos” (Organización de Pedófilos), “Él se acepto a sí mismo, y tuvo la valentía y el coraje de bajar por estrechas chimeneas durante todo un día cada año. Y aún lo hace” (Organización de Obesos), etc.

En vez de ser un evento especial y feliz, sería un evento donde se mezcla ilusión y temor. Las familias se encerrarían en una misma habitación a cantar villancicos, sin dejar los niños por el pasillo porque viene el Papá Noel y, sí, es extraño y bonito que deje regalos para ellos, pero no se sabe lo que les podría hacer. Deberían controlarlos y abrir los regalos sería como esperar una sorpresa que podría ser terrible.

– ¡Toma, los regalos, gracias hombre mayor gordo que va volando por el cielo gracias a una fuerza mágica de unos renos, de los cuales uno se llama Rudolf y tiene la nariz roja aunque no se conozca la causa de dicha característica facial!

– ¡Espera, no toques los paquetes ésos! Podrían ser una bomba de cloroformo…

– Pero si los años anteriores siempre han sido juguetes y…

– ¡¿Y si nos ha acostumbrado a esta tradición para llegar un día, hacernos caer al suelo y llevarte a ti a su casa a hacer no-sé-qué-cosa?!

– Me da igual, mientras el gordo me dé regalos cada día, no me importa donde vaya él…

Y en el Twitter de la Policía, estarían haciendo chistes y bromas como siempre, pero en este caso advertirían con humor las medidas de seguridad que deben implantarse para evitar cualquier incidente.

“Sabemos que te gustan los regalos, pero si te pilla por el pasillo puede que tenga otro para ti… #PorUnaNavidadSegura”

“No salgas de la habitación mientras esté Papá Noel. En cuanto oyas “¡Joder! ¿Por qué coño hacen las chimeneas tan estrechas?”, es señal que ya puedes ir a desenvolver los regalos”

Al desconocer tal personaje, los Policías estarían investigando y vigilando las casas, pero como Papá Noel es mágico y sus renos también… no habría problema. Además, seguro que llevaría un chaleco anti-balas. Los Policías, ya sea por los pocos logros realizados en la investigación y por tener que trabajar en Nochebuena, le llamarían “el Gordo Cabrón”. En una oficina policial, entonces, escuchar a alguien decir “¡Me ha tocado el gordo!”, se podría interpretar de dos formas: como algo que aporte felicidad (la Lotería) o frustración (recibir órdenes de trabajar en Nochebuena).

Vamos, que la Policía debería, mientras Papá Noel estuviera dentro de una casa, tomar como rehén a Rudolf para hacer algún tipo de chantaje o soborno.

– Tenemos a Rudolf, el principal de los renos mágicos, Papá Noel. Estás rodeado: ¡ríndete!

– Me da igual, ese reno no es tan importante para mí…

– ¿Ah no? ¿Y cómo es que tiene la nariz roja, eh? ¿No debe de ser el reno más mágico de todos los que posee, Papá Noel? (Hacia su compañero) Lo tenemos pillado por los huevos…

– ¡Qué dices tú! ¡Tiene la nariz roja por la simple razón de que tiene el SIDA!

– ¡Joder… Oh madre mía, qué asco por Dios! ¡¿Qué mierda le hiciste a este pobre animal, hijoputa?!

– ¡No fui yo: son ellos…! Los renos también follan y tienen enfermedades, ¿sabes?…

El sorteo (no el de la Lotería, el de las adjudicaciones de trabajo a los policías en Nochebuena) se retransmitiría en directo por televisión. La ONCE y la Lotería Nacional haría un sorteo donde se podrían comprar décimos, de los cuales en cada uno aparece un número: el número de placa de un oficial de la Policía Nacional. Un sorteo donde si eres un oficial de Policía y te toca, te alegras porque ganas pasta, pero también te disgusta porque te joden la Nochebuena haciéndote pasar frío en la calle vigilando por si viene un hombre gordo con renos mágicos y regalos para niños.

Sería todo muy raro… ¿Verdad?

TOP 5 Anuncios navideños que recordaremos siempre

Qué bonita es la Navidad, ¿no? Pues para los publicistas no. Es una época de sacrificio y riesgo donde se esfuerza hasta el máximo para llamar la atención hacia el espectador con tal de entretenerle en una pausa publicitaria. En esta época se pueden observar diferentes especies que solo salen una vez al año, como los turrones o los juguetes. Aquí recopilamos los anuncios que han penetrado hasta el centro de la mentalidad española. Empecemos.

5 – “Vuelveeee, a casa vuelveeee por Navidaaaaaaad…”

Desde mediados de los 80, esta marca de turrón nos va recordando cada año que una de las ventajas de la Navidad (olvidadas por el consumismo popular) es la de reecontrarse con familiares y amigos en época navideña. Podríamos decir que de tantas veces que han repetido la canción, la SGAE se haría rica poniéndole tarifas abusivas por uso de música registrada. Aunque también se ha usado reiteradas veces como una referencia cultural: el ejemplo más reciente es el de la promo que realizaba laSexta para anunciar la vuelta de Buenafuente en otoño de 2013.

4 – “Queremos turrón, turrón, turrón…”

Que sí hombre, que ya lo pillo: que queréis un turrón de cierta calidad. Pues os recomiendo el Antiu Xixona, que cada año (creo que aún lo hace) repetía el mismo anuncio o creaba una nueva versión de éste para meternos la canción en la cabeza. La única versión que existe en YouTube es la versión animada que crearon hace unos 3 o 4 años. No sé si hace falta comentar que estos niños parecen mendigos que piden turrón por la calle mientras te cantan una canción a cambio de que les des algún turrón…

3 – “1880… (sigue tú)”

Puede que no sea un producto destinado a que la clase social en la que estamos la pueda comprar, pero ha apostado durante años por un eslogan muy atrevido y “chulesco”, para diferenciarse de la competencia. Lo más curioso es lo siguiente. Aquí abajo os presento el anuncio del año pasado y el de hace 4 años. Si los comparamos bien, veremos que la crisis económica ha conseguido que, con el paso de los años, la locución de la frase “El turrón más caro del mundo” haya desaparecido por completo. Ahora no es precisamente el momento de mostrar tu enorgullecimiento por el precio alto de tu producto. Ya hay un poco más de justicia en este mundo.

2 – “Hola, soy Edu: feliz navidad”

Una operadora que llevaba pocos años en el mercado español de las telecomunicaciones, tuvo que recurrir a un niño para conseguir una campaña de publicidad exitosa en 1999. El anuncio consistía en que un niño iba hojeando las Páginas Blancas y felicitando a cada persona diciendo “Hola, soy Edu, feliz Navidad”. El objetivo era informar que Airtel (ahora Vodafone) ofrecía 3 meses de llamadas gratuitas. Como ocurre muchas veces, nos acordamos de una canción o una frase de un anuncio, pero pocas veces lo identificamos con la marca anunciante. A Airtel también le pasó lo mismo: no se sabe si aumentó el número de clientes de la compañía, pero sí se sabe que la frase fue todo un éxito publicitario. Incluso la mayoría de la gente que usaba la frase creía que procedía de un anuncio de Telefónica, ignorando por completo la marca Airtel. Se dice que el niño protagonizó posteriormente anuncios de Chupa-Chups y de merchandising del FC Barcelona.

1 – “El calvo de la Lotería”, un personaje nacional

No sé si era porque si rascas el décimo en la cabeza de un calvo te da suerte, pero no hay duda que hicieron posible la creación y popularización de un hombre calvo en toda España. La música, la realización, el gesto de soplar… Todo creaba un ambiente mágico y fantástico cada vez que veíamos el anuncio de la Lotería donde salía el actor Clive Arrindell. Desde finales de los años 90 hasta el 2005, se creaba una nueva versión del anuncio, pero con la misma música y los mismos valores de solidaridad, suerte, felicidad, etc.

Después decidieron acabar con esta serie de anuncios y crear otros hechos con efectos especiales pero recreando una fábrica de sueños. El año pasado, hicieron una cagada monumental al reunir a 5 artistas de diferentes tonos a cantar una misma canción pero haciendo gestos terroríficos y espantosos. Las madres daban a elegir a sus hijos pequeños entre comerse la verdura o ver el dichoso anuncio. Gracias a él, la obesidad infantil ha decrecido. Este año, compensaron este fallo con un anuncio más bonito y original, dando una lección moral de que deberíamos ser más solidarios con nuestras personas cercanas.

Y hasta aquí el TOP 5 de la semana. ¡Hasta la semana que viene!

La Ley de la Propiedad Intelectual y la cultura de la descarga (PARTE 1)

Sé que es duro escribir esto, pero puede que os beneficie a nivel de comprensión de la actual situación en que se encuentra la sociedad española. A ver… como os lo explico… ESTAMOS EN CRISIS.

Sí amigos, estamos en una especie de crisis donde hay más dinero arriba que abajo. Donde hay más casas que personas. Donde hay más escándalos de corrupción que en ningún otro sitio. Donde un programa de “cotilleo” tiene más audiencia que una telenovela o unos documentales. Joder, a este paso me va a dar una puta depresión…

Internet se ha convertido en los últimos tiempos en una herramienta de libertad expresión sin filtros ni directivos a los que les llamen y digan: “Esto mejor te lo guardas para ti, mejor dí esto”. Y entre otras cosas, nos hemos manifestado por reformas polémicas, como los recortes en ámbitos esenciales, y por las subidas de algunos impuestos como el IVA. If you know what I mean…

No estamos para gastar demasiado debido a que en cualquier momento podemos estar despertándonos cada día a las 6 para ir a la cola de la oficina del paro. Y eso hace que la cultura que antes consumíamos, de forma legal (o ilegal -¿recordáis la época dorada del eMule? YO NO-), ahora la consumamos de forma mayoritariamente ilegal. También hay que decir que existen muchas personas que pueden pagar y se pagan caprichos culturales, como abonarse a una plataforma de pago, ir al cine o al teatro frecuentemente… Ahora ese tipo de personas se los pueden pagar gracias a que cobran por ir a “Cuarto Milenio” para que cuenten su testimonio de “Yo veo películas pagando”.

Imaginaos que estamos en la cena de Navidad todos hablando. Si en un momento decimos que queremos ver una película, seguramente que saltará nuestro cuñado con pintas de delincuente y voz de Torrente diciéndonos: “Si quieres te la bajo y te la paso”. No se refiere a que nos pasará la PS4 que nos regalará después por debajo de la mesa. No, no: se refiere a la película en cuestión.

Tenemos acceso a la cultura por una vía rápida. Hay muchas webs españolas ofreciendo películas, series, programas, documentales, libros, revistas y demás contenido tipo “Copyrighted” que podemos descargar o ver en streaming de forma gratuita (Movistar Fusión cuesta 60€, así que esto me lo callo) y en una calidad bastante buena. Y eso, reconócelo, es un puñetero lujo, es un privilegio para los ciudadanos.

Atresmedia nos cuenta ahora que tenemos que “crear cultura” a partir de no consumir contenidos de forma ilegal porque, sino lo hacemos, miles de personas perderán su puesto de trabajo. Vamos a ver, si quiero ir a ver una película y tengo que pagar 8€ por la entrada, no iré. Y si voy, también tenemos que considerar la calidad de la película, porque si en realidad tiene una relación calidad-precio en la que el precio es superior a la calidad (vamos, que es una mierda), pues 8 euros a la basura, tirados como si fueras un imbécil. Tu cuñado te llamará en ese momento y te gritará: “¡¡Eso te pasa por pagar, tontolaba!!”. En ese momento tendrás que coger la baja por depresión.

Pero dejémonos de la situación en la que estaremos hasta el 1 de enero porque, a partir de ese día, se aplicará la nueva Ley de la Propiedad Intelectual (100% APPROVED BY PARTIDO POPULAR – Oh yeah…).

La nueva Ley de Propiedad Intelectual ordena que los agregadores de noticias, como Google News, Menéame (no, ésta última no es una página porno…) y las redes sociales, tendrán que abonar un precio concreto si insertan una noticia de un periódico de la asociación AEDE (lo que se llaman “la tasa Google”). Esta política la ha promovido… adivinad: ¡la AEDE, muy bien! Se trata de un grupo de periódicos españoles que dejan sus diferencias editoriales a un lado y se unen para defender lo que es suyo, sus creaciones originales: los artículos, reportajes, etc. Como cada periódico tiene contactos con los del Gobierno, pues han reunido a todos sus “amigos leales y ¿legales?” y les han sobornado: “O aprobáis la Ley o os saco trapos sucios sin prisa pero sin pausa”. Lo que dicen los “intelectuales” de la AEDE básicamente es, en forma coloquial, que están perdiendo mucho dinero y es porque las webs ponen los enlaces a sus contenidos.

Pues la verdad es que sí. Tienes razón. Vamos a explicar a estos “intelectuales” (aunque la Ley no especifica si es que la propiedad es intelectual o es intelectual el propietario, es un tema aparte pero importante) que si ponemos enlaces a sus webs de los periódicos, más visitas recibirán, más reclamo publicitario habrá y por tanto, ganarán más dinero con la publicidad debido a que las webs la visitarán más personas y más gente verá los anuncios (excepto si eres un malote y tienes activado el AdBlock, pillín…). Depende de ellos la voluntad de querer perder ingresos publicitarios, y por tanto, provocar el efecto contrario: perjudicar también a ellos mismos.

Creo que para hoy ya tenéis bastante con todo esto, que viéndolo de forma general, parece un monólogo de las descargas y todo eso, pero como aquí el objetivo es informar, criticar y entretener, pues a publicar se ha dicho.

Mañana la segunda parte, y si hace falta, pasado mañana una tercera. Espero que disfrutéis .leyendo este artículo tanto como yo estaba pegando a un cojín para desahogarme mientras estaba escribiendo esto. Tranquilos, antes me van a encarcelar por subir contenidos ilegalmente a Internet que por violencia de objetos o negligencia bloguera…