Diario de un becario de “La Razón”

30 de junio

Sé lo que pensáis… No era voluntad mía, la situación económica personal me ha obligado a buscarme un curro.

Hoy es el primer día de trabajo. Me ha ido bastante bien. Pensaba que tendría que redactar muchas noticias de Venezuela y solo me ha tocado escribir 3.

1 de julio

He empezado a relacionarme con otros becarios de mi edad, y normalmente quedamos a hablar al lado de la máquina expendedora de biblias. Nos llamamos “El club de los redactores muertos”.

2 de julio

Hoy he escrito una noticia y no ha llegado a aparecer en la web ni en el periódico. Aquí lo llaman un “aborto”. Después el Director de Redacción ha venido y me ha dicho: “Vaya aborto, ¿eh? Así que dime, ¿estás en contra de los abortos?”. Me lo ha preguntado varias veces.

3 de julio

Entre “los redactores muertos”, hay una chica con la que suelo hablar que me gusta. Ha sido mala suerte que viniera a mi sitio y viera que estaba redactando el titular: “Un estudio afirma que el 80% de las mujeres son mejores en quedarse en casa a fregar”.

4 de julio

Hoy el Director de Redacción nos ha pedido redactar noticias alabando a EEUU, ya que allí es el Día de la Independencia. Decía de hacer artículos sobre lo bien que fue Iraq, hacer una lista tipo BuzzFeed sobre 10 cosas que no puede hacer un presidente negro en comparación con Bush, y eliminar la palabra “Independencia” del nombre de la fiesta nacional estadounidense.

Así que hoy solo es el Día de la de los Estados Unidos.

5 de julio

Paco Marhuenda ha organizado una charla para enseñarnos cómo publicar un editorial de calidad, así que ha mostrado unas tres diapositivas. En la primera ponía: “Lleva siempre la contraria”, en la segunda salía el GIF de un muñeco diciendo: “Gracias por vuestra atención”, y la tercera era una imagen de Franco mientras que sonaba el himno franquista. Nos hemos tenido que levantar y poner la mano en el corazón.

Yo he aprovechado para poner la canción de la salchipapa en el móvil. Todos se han reído. Menos Paco, que ha tirado una silla por la ventana al grito de: “¡Franco odiaba las salchipapas, insensatos!”.

6 de julio

Se me ha estropeado el ordenador. Ha sido una mierda. Con lo que me había costado buscar en YouTube todas las veces que Pablo Iglesias ha dicho “renta básica”.

El director me ha dicho que me ponga con cualquiera, así que ahora estoy con la chica que me gusta. Eso ha sido por unos minutos, antes que el Director se enterara y dijera que si yo estoy en su puesto, ella debe hacer otra cosa como fregar el suelo.

Yo me he opuesto: he querido dejar a ella seguir trabajando y me he prestado como voluntario para fregar. A lo que el director me ha respondido: “Tú eres maricón, ¿no?”.

Yo le he respondido firmemente que no, girando después la cabeza para ver la reacción de la chica, aunque ella no me estaba observando y estaba escribiendo un artículo con el titular: “Un estudio afirma que un 70% de los hombres fracasa al ligar con mujeres”.

7 de julio

Hoy han venido los niños de una escuela católica a hacer una visita al periódico. Eran dos grupos: uno lo he guiado yo por las instalaciones y les he hecho reír muchísimo. El otro seguía al Director de Redacción, que les ha hecho una presentación sobre qué les pasa a los niños que son de izquierdas.

En un momento concreto, un profesor de los que acompañaban a los niños, un obispo, me ha preguntado si le podía enseñar dónde estaba el lavabo. Justo cuando he aceptado, un niño ha venido hacia mí y me ha cogido el brazo para decirme: “No lo hagas, es una trampa”.

8 de julio

Estaba hablando con mis “redactores muertos” cuando el Director de Redacción me ha ordenado ir con él a su despacho. Allí me ha enseñado un muñeco de Marhuenda que tiene encima de su mesa y ha confesado que le produce mucho placer y le gusta entrar en contacto con él.

Después me ha pedido que me levante y se ha arrodillado ante mí. Le he preguntado qué demonios estaba haciendo, y él me ha dicho si conocía lo que era el cruising. Entonces ha entrado y ha aparecido de repente la chica y…

A los dos se nos ha enrojecido la cara. El director, todavía en la misma posición, nos ha soltado: “¡No os pongáis rojos, eh! ¡Que esto es un diario de derechas!”.

9 de julio

He tenido que quedar con la chica para hablar al lado de la máquina expendedora (no la de biblias, sino la de banderas de España). Le he contado toda la verdad, aun teniendo pocas esperanzas que realmente me creyera.

Pero de forma sorprendente, me ha creído. Y me ha dado un beso.

Después de eso, ha venido un jefe (sé que es un jefe porque lleva tirantes) y me ha dicho que ella es muy puta. “¿Ves ese botón de su camisa? A veces, se lo desabotona. Me cabrea tanto que me tengo que desfogar en el lavabo durante unos 10 minutos”.

10 de julio

Hoy acaba mi contrato. Los “redactores muertos” y yo nos hemos intercambiado los números, sobre todo yo y la chica. Es guapa, es lista, es amable… Todo lo contrario al trabajador ideal que desea tener “La Razón”.

Lo último que he hecho en la redacción es decir en voz alta todo lo malo de trabajar en ese periódico, incluyendo la revelación de que el Director de Redacción es en realidad gay. Así pues, ha salido del armario, cosa que ha provocado una celebración por parte de mis compañeros y una lapidación por parte de sus jefes.

Me he ido como un rey. Con eso me refiero a la superioridad que sentía al salir del edificio, y no sobre el hecho de que no tenga trabajo como él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s