Economía “for dummies” – Deuda pública y tasas negativas

Bienvenidos a esta sección que intenta transmitir conocimientos de economía a los menos expertos, como yo, pero para aquellos que no quieran buscar en Internet, como tú. Hoy, en la primera entrega: déficit, deuda y tasas negativas.

La entrega de hoy se puede relacionar con la actualidad. El BCE (Banco Central Europeo) y otros bancos centrales están repartiendo créditos a tipos de interés negativo. ¿Pero esto qué quiere decir?

Definiendo conceptos

Imaginemos que tu hermano te pide 100 euros y que tú no eres nada altruista. Tú le dirás que le vas a hacer como un crédito del banco: le darás los 100 euros pero él te tendrá que devolver 105 euros. Es decir, te presto 100€ con un interés del 5%.

Esto es economía básica. Pero, ¿y si ese interés del 5% es negativo: -5%? Tú le darás a tu hermano 100€ y él solo te tendrá que devolver 95€, ya que ese 5% es negativo. Se puede entender a modo de lógica: si el interés es positivo, el prestamista recogerá más de lo que ha dejado, pero si es negativo, éste al final recibirá menos de lo prestado.

Y ahora os preguntaréis: ¿pero qué cojones hace el BCE repartiendo dinero así, a lo loco? ¿Esto del capitalismo no iba de invertir y ganar dinero? ¿POR QUÉ NO ME REGALAN DINERO A MÍ TAMBIÉN?

Eh, tranquilito. Hago todo este trabajo de documentación gratis para ti y encima me vas a gritar. Si tanto te gusta gritar por dinero, te recomiendo “Empeños a lo bestia”.

Why?

Esta situación es factible, en gran parte gracias al programa de compra masiva de deuda en el mercado secundario por parte del Banco Central Europeo, que se ha comprometido a comprar sesenta mil millones de euros en Deuda Pública y privada durante al menos 20 meses desde marzo de 2015 que se inició este programa llamado QE (Flexibilización cuantitativa).

(2015) ¿Qué es el interés negativo? Finanzas para mortales.

Dar créditos con interés negativo es una medida adoptada por los principales bancos centrales, con el objetivo de dar dinero a los bancos y a los países, a éstos últimos mediante la compra de deuda pública (es decir, la compra de títulos como bonos para invertir/prestar una cantidad de dinero que será devuelta después con intereses).

Así mismo, la deuda pública de países europeos como España ha estado cotizando a tipos negativos.  Pero claro, ¿para qué querrá un inversor dejarle el dinero a un país que le devolverá menos de lo invertido? ¿EL INVERSOR NO ES ÉSE QUE INVIERTE PARA GANAR DINERO? ¿O ES QUE AHORA SE HA METIDO EN UNA ONG?

Eh, eh, te me calmas. Quería invertir en deuda pública de Andorra pero he cambiado de idea y he dedicado esta hora a escribir este artículo. Así que cuidado.

El problema es que todavía estamos en crisis económica, y todo aquel inversor o persona con gran patrimonio económico no ha acabado de encontrar oportunidades donde rentabilizar el dinero y nadie está dispuesto a correr riesgos con cualquier tontería.

Las razones de este desequilibrio son básicamente dos: la primera, que el proceso de reestructuración y saneamiento productivo de la crisis económica global está lejos de haber concluido, de modo que sin esos ajustes de precios y de factores no aparecen suficientes oportunidades atractivas de inversión; la segunda es que el proceso de desapalancamiento tampoco ha terminado, de forma que muchos agentes económicos (todavía muy endeudados) siguen siendo extremadamente cautos a la hora de incorporar nuevos riesgos a su patrimonio (disponen de un escaso margen para asumir pérdidas). Pocas oportunidades y alta aversión al riesgo.

(2015) Tipos de interés negativos: una nueva burbuja, Juan Ramón RalloLibremercado.

Porque claro, una startup que se llame Pac&Hi Constructions ya parece un buen sitio donde dejar el dinero, que seguro que van a tener éxito y te van hacer el CEO, el CFO y hasta te van a hacer la CENA cada noche. Pero si se llama Construcciones Paco e Hijos, ya va a aparecer en la lista de BuzzFeed 10 empresas del DowJones en las que da vergüenza ajena invertir, ¿no?

Perdón por este paréntesis, tiene poco que ver con lo que estamos hablando. Sigamos.

La inestabilidad económica y falta de valentía para asumir riesgos es algo factible y comprensible. Pero si tanto miedo tienen a perder dinero, ¿por qué demonios compran deuda pública, que está a intereses negativos?

Buena pregunta y gracias por no gritar. Si tú eres inversor y no te gustaría perder dinero en absoluto, puede que escogieras meterlo en el banco o retenerlo en tu cerdito, llenándolo de fajos de billetes de 500€.

En el banco te van a cobrar comisiones, porque van a tener que pagar, tanto por depositar tu dinero en el BCE como si lo dejan en sus propias cajas fuertes, por temas de mantenimiento. Y también porque, tanto si lo dejas en el banco como en tu cerdito, el dinero sin movimiento siempre pierde valor con el paso del tiempo.

Se puede entender que en momentos de pánico total, como los vividos a finales de la década pasada, la gente se pueda refugiar en el Bund alemán llevando su rentabilidad incluso a terreno negativo: “prefiero perder aquí un poco que arriesgarme a perderlo casi todo si mi banco quiebra o la bolsa se hunde”.

(2016) ¿Qué implican a medio-largo plazo los tipos negativos? El Blog Salmón.

Por este motivo, se suele invertir en la deuda pública de ciertos países ya que, pese a que el inversor pierda un poco de dinero con el interés negativo, proporcionan confianza y seguridad porque tienen una estabilidad de la que otros no pueden gozar.

Los efectos secundarios

Sin embargo, lo que parece un fenómeno que beneficia todos (los bancos disponen de más liquidez, los inversores tienen un refugio en el que depositar su dinero, los países consiguen dinero fácilmente a través de su deuda pública con interés negativo), puede contraer algunas consecuencias negativas.

(…) Los tipos de interés negativos implican que estoy comprando por 101 euros un bono que pagará 100 euros en un año. Pero ¿qué sucede si espero que dentro de unos días algún inversor esté dispuesto a comprarme ese bono por 102 euros? Pues que obtendré plusvalías a corto plazo. La expectativa especulativa de que el precio de los bonos siga subiendo, aun cuando hayan entrado en terreno negativo (…)

(2015) Tipos de interés negativos: una nueva burbuja, Juan Ramón RalloLibremercado.

Aunque la seguridad, como ya hemos dicho, es el principal objetivo de los inversores a la hora de dejar dinero en deuda pública, también puede crear cierta especulación entre ellos. Puede que ese bono que te garantiza estabilidad lo quiera otro y te pague un precio superior al que pagaste por él, y que así se forme un círculo vicioso.

Las políticas de extrema expansión cuantitativa, unidas a las políticas de tipos cero o negativos del BCE y otros bancos centrales, pueden tener peligrosos efectos secundarios que pueden acabar inflando infinidad de burbujas en nuestra economía (en muchos casos lo han hecho ya). El mercado de bonos soberano es una de estas burbujas ya infladas (…)

El resultado es que la connivencia de ambas políticas, QE y tipos cero o negativos, han provocado una colosal burbuja de deuda soberana que a ver ahora cómo desinflan sin que pinche con un sonoro reventón.

(2016) ¿Qué implican a medio-largo plazo los tipos negativos? El Blog Salmón.

Siguiendo esta consecuencia, esto puede llevar a que se originen burbujas de deuda pública de países europeos, en las que sus bonos o títulos de deuda hayan subido de precio de forma desorbitada.

Además, toda esa deuda que tienen los países con los inversores (y que va aumentando a medida que el precio de los títulos suben de precio a raíz de la especulación) va a tener que ser devuelta por los países en un momento u otro.

gifs_10

Veamos cómo reaccionan los inversores a esta bola de nieve de deuda pública.

Toda esa bola de nieve de deuda a interés negativo que se va acumulando produce un sobreendeudamiento de los países, lo que va a producir un aumento del riesgo de su deuda, es decir, el riesgo de que los inversores lleguen a recibir el dinero (pese a que en este caso sea menos que el invertido, pero igualmente deben cobrar el retorno).

Así que estáis avisados, esto parece que va a explotar.

Así que si van a contratar ustedes una hipoteca o pedir un crédito, tengan en cuenta que esta situación de tipos cero o negativos es excepcional, y hagan sus cuentas para poder pagar las letras en circunstancias normales, sobre todo en el largo plazo. (…) Y por supuesto que ni se les pasen por la mente teorías del estilo a “Pero si los tipos de interés no van a subir”, porque los pisos, efectivamente, acabaron bajando. El futuro es impredecible, sobre todo cuando usted ya se ha acostumbrado al presente.

(2016) ¿Qué implican a medio-largo plazo los tipos negativos? El Blog Salmón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s