La muerte está sobrevalorada

Sí, ahora escribo unos mini-monólogos. Junto con los guiones de “Personas Humanas”, todo esto me irá bien, ya que lo importante para trabajar tu talento es escribir y escribir. Este consejo está dirigido, por supuesto, a los que tienen un talento de mierda como yo, que es escribir humor.


Todos conocemos el ciclo de la vida: nacemos, crecemos, nos enamoramos, nos graduamos, ponemos en el currículum que dominamos el inglés, conseguimos un trabajo, maduramos, envejecemos, vemos “Sálvame”, y finalmente, morimos.

En ese momento, para homenajearnos, nos entierran, nos incineran, o dan nuestros cuerpos a la ciencia. Yo no quiero nada de esto: prefiero trabajar como extra en The Walking Dead.

La gente siempre ha estado muy preocupada y asustada de la muerte. Como si fuera alguna enfermedad o virus que se propaga. A todos nos llega la muerte, ¿sabéis?

bbcthree_11-10_00-08-54_familyguydeathisabitch11-1114-01-43

Lo curioso de todo esto es la actitud del ser humano respecto a la muerte de alguien próximo, que es similar a la que adopta cuando a alguien le toca la lotería. Recibe la noticia, piensa en ti, y rápidamente queda con el resto de la familia para ir a verte y elogiar tus virtudes.

Después de eso, solo volverás a ver a gran parte de tus familiares una vez al año. En el caso de la muerte, el Día de los Difuntos. En el caso de la lotería, el día que les sale la Renta a pagar.

A la mayoría de las personas no les gusta hablar de la muerte, como si tuvieran miedo de ella, y aun siendo un evento que ocurre con mucha frecuencia. Es por eso que digo que la muerte está sobrevalorada.

La solución que yo propongo es adaptar la muerte a la ley de la oferta y la demanda. Joder, si la muerte solo ocurriera a uno de cada cien, sería algo muy loco.

Ante tal limitada oferta, aumentaría su valor. Imagínate un mundo así. Seguramente habría personas que aprovecharían esto para hacer apuestas y porras entre familiares y amigos. “Abuelo, me he jugado todo lo que tengo en apostar tu muerte. No te lo tomes a mal, pero es que ese colesterol me huele a bingo”.

Los periodistas se tomarían la muerte como los Oscars. Muchos candidatos, gran expectación, pero los elegidos solo pueden ser unos. Así que en ese mundo, Leonardo DiCaprio sería immortal… (¡Mierda! ¡Este chiste ya no sirve!).

Pero de momento, en nuestro universo, la muerte se extiende a todos. En otras palabras, hay mucha oferta. ¿Y qué pasa cuando hay mucha oferta? Que el valor baja. No hay mucha demanda porque sabes que todos llegamos a ella. Así que esto ya no son los Oscars, sino las medallas de los torneos de fútbol infantil.

Pero la muerte, en el sentido económico, también tiene sus subidas y sus bajadas como cualquier empresa de la bolsa. Todo depende de qué actividades esté haciendo la muerte…

– Ha muerto mi abuela de 86 años…

(Pausa)

– ¡Ha muerto Michael Jackson!

– ¡Compro! ¡Compro!

– ¡Quiero 300 acciones!

– ¡Vendo 500!

– ¡Ha muerto Robin Williams!

– ¡Compro 1000! ¡Compro 1000!

– Ha muerto… ¡Ha muerto Chanquete!

(Pausa)

– Eh… ¡Una para compartir!

La muerte a veces cobra más importancia, y a veces menos. Y es por eso que parece una cotización. Y del mismo modo que unos simples rumores pueden tambalear toda una compañía, también ocurriría lo mismo a la muerte.

– Me han dicho que un directivo importante ha tenido un accidente hace poco. Estaría bien comprar ahora y vender después por millones.

– Pues tienes razón. Precisamente ayer se me escapó el gato y ha desaparecido.

– ¿Y eso qué tiene que ver?

– Pues que mi novia me va a matar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s