ERROR: No se pudo rentabilizar el fútbol

Fútbol. El deporte rey de España. Igual que en una pelea callejera, hay dos bandos, con diferentes orígenes, y gente animando para que se enfrenten. Solo que en el fútbol, el mediador, en vez de poner paz, solo está ahí para pitar faltas.

El día 2 de este mes, la Liga Española hacía públicas las adjudicaciones de los derechos para televisión de las tres temporadas que van desde 2016 hasta 2019.

Concretamente, 750 millones ha tenido que pagar Telefónica para un partido de Primera y Segunda División cada jornada, y 1900 ha tenido que desembolsar Mediapro para los ocho partidos por jornada de Primera y toda la Copa del Rey. En resumen, un montón de pasta.

Debe de ser que esto da beneficios. Pero estos operadores incluso afirman tener pérdidas porque hay mucha piratería. Sí, a nivel particular sí… Pero,  ¿quién paga el partido que se ve en el bar? ¿Es que hay ayudas del Estado para ello? ¿Son subvenciones para difundir la “cultura”?

bar-futbol1

Spanish people enjoying their free time celebrating a man introduced a ball into a big hole. No, they are not watching porn.

Claro que no. Ver el fútbol en el bar y con amigos es algo típico de aquí. Se ha intentado que la población española lo vea en sus respectivas “casitas” para obtener clientes a nivel residencial, pero no hay manera. Solo hay que ver el primer anuncio de este recopilatorio de spots de Digital+:

Sí, es muy penoso que su mujer obligue a tus amigos a irse a sus casas a ver el fútbol, pero aún más vergonzoso es que ese tío se pase la puta tarde viendo el partido con sus amigos tirando palomitas por el sofá mientras su mujer está trabajando para pagar el puñetero Digital+.

Básicamente, y a pesar de las numerosas campañas de Digital+, la televisión de pago no ha triunfado por tres cosas: primero, porque en España el fútbol se ve en el bar; segundo, porque el paquete no era precisamente barato en el año de este anuncio (30€ solo por el partido del domingo; el resto en PPV a 2/3€ por partido), y tercero, porque nos conformamos con la TDT.

Y si no hay forma de ganarse los particulares, a ver qué pasa con los bares. Los bares han pagado y pagan mucho por ofrecer el fútbol en los locales: alrededor de 300€ al mes te puede salir la broma si lo contratas con el fijo, Internet y móvil.

Los operadores ya están haciendo juego con ellos, siendo Orange quien ha empezado esta guerra ofreciendo una tarifa de solo 200 euros. Y los propietarios de dichos locales se van a cambiar de compañía por 100 euros de descuento tan rápidamente como un musulmán convirtiéndose a cristiano por comer en un Foster’s Hollywood.

Por eso, ahora que la televisión de pago se está moviendo gracias a los paquetes 5-play, las compañías también se están rifando los bares. A raíz de ello, Orange y Vodafone decidieron hace poco comprar los derechos de la 1ª y 2ª División y la Copa del Rey para su emisión en locales durante las próximas temporadas por 300 millones.

De hecho, es una buena jugada por parte de estos: tienen asegurado un sector de clientes que siempre van a seguir con ellos porque son los únicos que tendrán el fútbol en exclusiva para los bares a partir de las siguientes temporadas.

Eso sí, será un negocio rentable. La rentabilidad es algo clave en el fútbol. Puede que te parezca mucho lo que pagas por la entrada de un partido, pero al final, desahogar tus penas en el campo cuesta menos que con un psicólogo. Aunque sea insultando a los jugadores enfrente de tu hijo…

Mediapro no ha tenido este aspecto en cuenta cuando compró la Champions. Os lo voy a contar de una forma que seguramente entenderéis:

Érase una vez, una madre que fue al Mercadona y compró una tarta helada, una de esas que lleva un dibujo de Bob Esponja y que siempre que la ves te preguntas: “Joder, me gustaría saber cómo hacen para poner el dibujo encima de la tarta. A ver si lo explican en el programa de ‘¿Cómo se hace?'”. La compró pensando en sus tres hijos, pero sobre todo en su hijo mayor gordo, que se las come todas (las tartas). Cuando llegó a casa, los dos hijos menores se comieron 1/5 parte de la tarta, pero el resto, que se lo debería comer el hijo mayor (porque es obeso, joder: de mayor quiere ser Falete) se quedó ahí, el chico no se lo comió. Y entonces, a nivel económico, a la madre no le salió rentable ni la tarta ni la insulina del hijo.

Eso fue lo que ocurrió entre Telefónica y Mediapro: éste último compró los derechos de la Champions pensando que, aunque Orange y Vodafone se los compraran, sería Telefónica quien les pagaría la mayor parte de la inversión (150 millones). Sin embargo, Movistar+ dijo que no. Y esta fue la cara que puso Mediapro:

“Hostiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa…”

Efectivamente, el sorprendido siguió haciendo ofertas a Movistar+ para que le comprara la Champions. Pero no fue así, y eso son pérdidas muy fuertes. ¿Y por qué os cuento esto ahora?

Pues porque Mediapro, como he dicho al principio, ha pagado 1900 millones de euros por los ocho partidos de Primera División que hay por jornada durante las próximas tres temporadas, y Movistar+ solo ha adquirido el “partidazo” del domingo.

Entonces, Mediapro cree que ya tiene a Telefónica pillada por los huevos, ya que Movistar+ tendrá que aceptar sí o sí pagarle lo correspondiente para seguir emitiendo todos los partidos de Primera. Pero Miguel Ángel Uriondo cree lo contrario:

Pues van listos.

Si algo ha demostrado el modelo del fútbol televisivo en España es que es profundamente deficitario. Los clientes lo quieren todo barato, y Javier Tebas quiere muchísimo dinero que repartir entre los clubes. […]

Porque Movistar no va a ceder. Si Luis Miguel Gilpérez sigue presidiendo la filial española de Telefónica, cualquiera que le conozca sabe que no se plantará ante el chantaje orquestado en comandita por la Liga y Mediapro. Con 1.900 millones la operadora compra todos los Juegos de Tronos del planeta, regala televisores a todos sus clientes, y financia la mitad de las series españolas premium que vayan a producirse durante los próximos años. […]

Y si Movistar no cede, Mediapro se va al carajo, porque no hay cuenta de resultados que aguante las pérdidas que esto le causaría.

Mediapro se arriesga a comerse 1.900 millones con patatas“, Miguel Ángel Uriondo (Sabemos).

Es el drogata que busca al camello: sabe que puede caer muy bajo si le sigue comprando el material, pero flipa que no veas cuando lo consigue…

Es decir, que Movistar+ solo ofrecería el partido del domingo si no quiere comprar el lote de derechos a Mediapro, y esto provocaría las bajas de clientes interesados solo en este deporte en la plataforma de Telefónica y fuertes pérdidas económicas en las cuentas de la empresa de Roures.

Para que lo volváis a comprender de manera sencilla, os voy a poner un ejemplo práctico que todos conocéis:

Dos novios gays (Alierta y Roures) que no saben nadar se pasean por la Piscina de las Pérdidas Económicas. En ese momento, Roures le confiesa a Alierta que tiene SIDA, y Roures le dice que prefiere morir antes que seguir con él. Roures se tira al agua, pero eso impulsa a Alierta (que tampoco sabe nadar) a lanzarse también a la piscina, ya que no podrá vivir sin él. Al final, la acción de uno (arriesgarse a ahogarse en la piscina) lleva al otro a tener un mismo final. Y así, los dos se ahogan. Y mueren.

Además, Uriondo dice que los derechos en TV del fútbol español no son rentables. Y es lógico, en otro artículo él mismo decía lo siguiente:

Estamos hablando de un negocio, el del fútbol, totalmente ruinoso. Si todos los españoles que quieren ver fútbol pagasen 25 euros al mes, recaudarían un máximo de 600 millones ¡la mitad de lo que al final van a costar los derechos de Liga y Champions!

¿Cómo puede Mediapro pagar 1900 millones por la Liga, entonces? Está claro que dependen exclusivamente de Movistar+ para que rentabilicen dicha compra.

Me imagino a Jaume Roures en la Junta de Accionistas:

Amigos, hemos gastado 1900 millones de euros en comprar unos derechos televisivos, cuya inversión únicamente recuperaremos si se los vendemos a Movistar+ . Confiad en mí: si no los compra, siempre podremos revenderlos en un Cash Converters. Y si así tampoco consiguiéramos ventas, los podríamos intercambiar por cromos de Cheryshev, que ahora han subido de valor.

Así que ese discurso tan insistente por parte tanto de la LFP como de los operadores de televisión que consiste en culpar a la piratería de que no hay forma de rentabilizar de fútbol es más falso que Pinocho en un test de alcoholemia.

– Buenas noches, somos la Policía. Le vamos a hacer un test de alcoholemia, ¿de acuerdo? ¿Ha bebido usted mucho alcohol esta noche?

– No, hip, no, qué… qué va.

– Perdone, ¿qué es esto de su nariz que se ha alargado?

– ¿Esto? Funciona como un pol(hip)grafo. Se alarga cuando digo la verdad.

Sin embargo, hace poco que en España se ha implantado la venta centralizada de derechos de fútbol. Anteriormente, cada equipo vendía sus derechos de televisión de forma independiente a un operador a otro. Esto solo traía desigualdades económicas entre los clubes.

Por ejemplo, en la temporada 2013/14, el FC Barcelona y el Real Madrid cobraron 140 millones de euros por los derechos de esa temporada, y los otros equipos recibieron cifras inferiores. El Valencia, tercero en la clasificación, solo consiguió 48 millones, y el último, el Almería, solo pudo cobrar 18 millones.

Este modelo se mantuvo hasta el año pasado, cuando se decidió adoptar el modelo inglés de venta centralizada: vender los derechos de todos los clubes de Primera División en único paquete y por único precio, y repartiendo el dinero recaudado de forma equitativa entre los equipos.

Pero si creéis que 1900 millones de euros es demasiado por unos simples derechos durante 3 años, deberíais saber que el operador de televisión de pago británico Sky pagará también 1900 millones… ¡pero por cada año!

Es decir, Sky va a acabar pagando tres veces más que Mediapro, pero fue a causa de la dura rivalidad entre Sky y BT Sports por conseguir los derechos. Estoy esperando que esta vez hagan un programa de subastas de los derechos de fútbol. Yo lo llamaría: “A ver quién tiene más pelotas”.

Hoy, en “A ver quién tiene más pelotas”:

– Siguiente artículo: los derechos de la NBA para que se emitan en España. Empezamos por 20 millones. ¿Alguien ofrece 30? ¿Quién va a empezar la subasta: Telefónica o Mediapro?

– I’m gonna start this fucking battle: 20 millions for every month.

– Perdone, señora, pero esto es una subasta de unos derechos audiovisuales deportivos de gran valor. ¿Está segura de participar en ella?

-Of course, bitch. I can’t be here ‘cause I’m black? That’s why? I hope you gimme some real rights, asshole, or I will have to claim ma’money, okay? You’ll return ma’damn money if you hand me a shit, alright? 

– No podemos consentir que siga aquí cuando no tiene ninguna acreditación para comprobar que trabaja en el sector ni que disponga del capital suficiente. Así que, guardias…

– Hey, wha’are you doing, man? Fuck, don’t touch me! Don’t mess with me, man! If you guys want to fight me, let’s go outside, c’mon! Let’s go! Oh, and I paid 20 dollars for the entrance, so I want my money back, you hear me?! 

En la adjudicación de la Premier League inglesa, Sky y BT Sports pagaron 6920 millones de euros (4200 de ellos los pagó Sky) por las próximas tres temporadas, un aumento del 80% respecto al contrato anterior. Fue una compra tan grande que a Sky le dieron 100 puntos regalo con los que podía llevarse gratis los derechos del golf o una batidora. Y los empleados creen que coger la batidora fue una buena decisión…

Minutos musicales: Anuncio del canal de noticias de Sky anunciando su especial sobre las elecciones de Gran Bretaña. Puro oro.

Los analistas financieros no se ponían de acuerdo: algunos veían “insostenible” esa inversión tan enorme, mientras otros aseguraban que “grandes aumentos en el coste de los derechos han sido absorbidos con éxito en temporadas anteriores con una base de abonados más pequeña”, pese a que esta vez el aumento fuera de un 80%.

Sin embargo, Sky debe de haber llegado a comprar los derechos por esa cifra al considerar que son, y repito otra vez, rentables. Este año, la plataforma televisiva superaba los 12 millones de abonados, cuando en España solo hay 5 millones de todas las plataformas de televisión en total.

Además, en junio de este año Sky declaraba tener unos beneficios de más de 1000 millones de libras. Sí, lo habéis leído bien. Aunque no es nada extraño: se dedican también a vender tarifas de Internet, teléfono fijo y móvil. Y al ritmo de crecimiento que van, también van a regalar batidoras con sus ofertas.

Pero vamos a comparar la Liga Española con otras ligas europeas: La Ligue 1 francesa cobró las temporadas entre 2016 y 2020 por 2880 millones de euros (726€ por temporada) a Canal+ y Bien Sports. ¿Sorprendidos? Esperad, aún hay más.

Imaginar el gasto de estas cantidades de dinero da derrames cerebrales…

Los derechos de la Serie A italiana (tres temporadas: 2015 – 2018) fueron vendidos en 2014 a Sky Italia y Mediaset por alrededor de 2835 millones de euros; Sky Alemania, ARD y ZDF pagaron en total unos 2500 millones para los derechos de la Bundesliga alemana entre las temporadas de 2013 y 2017.

Pero claro, también hay un buen número de clientes detrás de estas compañías: Canal+ Group tiene 15 millones por satélite, cable y TDT de pago, y Bein Sports, 2,5 millones. Sky Italia mantiene cerca de 5 millones de abonados, y Mediaset Premium, alrededor de 2 millones. Sky Alemania, por su parte, posee una base de unos 4,5 millones de abonados aproximadamente.

Y todos estos abonados italianos, ingleses y franceses hacen un coste mensual de media (ARPU, en la jerga profesional) de alrededor de 50 y 60 euros. En España, Movistar+ también tiene un ARPU similar, aunque solo disponga de 2 millones y medio de clientes.

Y bueno, amigos, repasemos los pasos que hemos hecho para comprar los derechos de la liga profesional de nuestro país:

1- Hemos creado una empresa de telecomunicaciones con la que la gente contrata el ADSL, el móvil y el fijo.

2- Después de unos años p’allí p’allá, hemos empezado una plataforma de televisión.

3- Como hemos visto que tenemos gente dispuesta a pagar, nos hemos colado en una subasta y hemos gastado millones en los derechos de fútbol de Primera División.

Pero, ¿por qué entonces Uriondo dice que el fútbol es ruinoso en España? Bueno, maticemos: lo era. Cuando Movistar+ era Digital+/Canal+ y no formaba parte de Telefónica, era una simple plataforma de televisión con paquetes algo caros que ofrecía fútbol por 20€ al mes.

Al no cumplir el requisito 1 que nos ha contado el tío de “Bricomanía” y gastarse cada año más pasta en los derechos, PRISA (la empresa propietaria) tenía más pérdidas que Concha Velasco en un anuncio de Ausonia.

Ahora, Movistar+ tiene una empresa detrás con suficiente capital financiero que puede soportar estas inversiones, al igual que Sky o Canal+. De todas formas, Mediapro (que se dedica a vender derechos para revenderlos a otras compañías, como hacía con Digital+) es el enemigo número 1 de Movistar+.

Telefónica ya rechazó comprarle la Champions, y ahora tampoco podría haber acuerdo entre las dos empresas. Pero, ¿y Mediapro? ¿Cómo es que participa en un sector tan ruinoso como parece ser el del fútbol?

A ver, Mediapro años antes podía asegurar su inversión, no por ser un Sky o Telefónica, sino porque compartía recíprocamente con Digital+ los derechos de la Liga y además los podía emitir (y rentabilizar, of course) por su canal de TDT de pago, Gol Televisión.

Sin embargo, los derechos de esta temporada de fútbol se los quedaba Telefónica (al adquirir Digital+/Canal+) y Mediapro se quedaba sin nada. ¿Sin nada? No, es broma, siempre ha podido y puede sobrevivir con la venta internacional de los derechos de la Liga, recibiendo millones de Sky o operadores de Latinoamérica.


Hablando de Sky, también se gastan dinero en hacer unas promos increíbles de sus canales. Como ésta de Sky Movies Disney.

Pues ante todo esto, puede que en otros países pagar por ver el fútbol sea algo habitual entre la sociedad y que eso justifique los elevados coste que pagan los operadores por los derechos, pero en España la gente es más de ir al bar. Así que Vodafone y Orange han sido muy listos.

Y también podemos deducir que el negocio de los derechos del fútbol es muy cabrón, ya que cada vez (en Europa) van siendo más y más caros a raíz de las tensas rivalidades en las subastas. ¿Y quién siempre sale ganando al final? La liga, sea española, inglesa, francesa, italiana o alemana.

Hay quien se queja de que un médico cobra menos que un futbolista al año. Cambiar esta situación es fácil: venta de los derechos para televisión de las operaciones quirúrgicas. Si “Cuerpos embarazosos” tenía audiencia, ¿por qué esto no? Creo que sería más educativo que ver hombres chutando pelotas a porterías… ¿verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s