¿Por qué la TV de pago es mejor en Francia que en España? (IV)

Tras haber analizado la trayectoria de abonados, la paquetización y la historia de Movistar+ y Canalsat en sus respectivos países, vamos a finalizar esta saga de artículos sacando conclusiones para responder a la gran pregunta que da título a esta serie: ¿Por qué la TV de pago es mejor en Francia que en España?

Reflexionemos: cuáles son las causas

Como especificamos en el primer artículo, Canal+ fue lanzada en el 1984, antes que España y que muchos otros países europeos; esto la convierte en la primera televisión de pago en Europa. El sector audiovisual galo, por tanto, es el primero en experimentar este nuevo modelo de televisión, avanzándose así también en lanzar la plataforma de pago digital vía satélite (CanalSatellite Numérique).

La población francesa será la primera en poder disfrutar y, sobre todo, de acostumbrarse al acto de pagar por ver televisión. Gracias a ello, se convertirá en algo normal, en una necesidad básica más como la telefonía, el gas o la electricidad. Más bien dicho, provocará su asentamiento en la sociedad, como ya ocurrió en EEUU mediante la televisión por cable.

La creación de las plataformas de televisión de pago implicará la necesidad de dar luz a nuevos canales temáticos que cubran el máximo número de géneros. El problema fue rápidamente solucionado por los grandes grupos mediáticos galos, que se lanzaron a la producción de canales de pago al ver cómo un nuevo mercado audiovisual abría las puertas.

Finalmente, no se necesitó tanta inversión de las filiales de las majors para contribuir al crecimiento del sector, como Canal Satélite Digital sí hizo, encargando a los estudios americanos esa tarea y facilitando así la globalización de sus marcas también en España. Simplemente, se apostó por la producción nacional y local con AB Groupe o Lagardère Active, igual que Vía Digital con Mediapark o TVE.

Pese a ello, sí que existen bastantes canales propiedad de majors en Francia, pero no llegan al nivel de presencia de otros países europeos como España, Reino Unido o Alemania.

Otro factor importante es la estrategia comercial y la forma de vender la televisión de pago a los clientes. Canalsat y Movistar+ han tenido muchos cambios de paquetización durante sus años de vida. Aun así, la plataforma francesa ha hecho pocos (en eventos como el paso a la tecnología digital, la fusión con TPS, etc), no como Movistar+, que tiene un largo historial de ofertas y paquetes que ha comercializado durante su vida.

En cambio, Canalsat no ha reorganizado la comercialización tantas veces y siempre ha ofrecido el mínimo número de paquetes con el máximo número de canales en cada uno. Hace una paquetización progresiva, es decir, a partir de una base de canales, ir creando paquetes que sumen temáticas más premium. Que es precisamente lo que han hecho siempre las plataformas de toda Europa…

Oferta comercial de Canalsat en 2006.

Vamos a hacer una simulación: hay dos clientes, uno español y otro francés. Ambos quieren abonarse a una oferta de televisión vía satélite y van a ver cuáles son las respectivas opciones básicas en cada plataforma y país. Es el año 2006.

Canalsat ofrece más de 70 canales temáticos en su paquete de entrada, Canalsat Librement, por 20€ al mes, como se puede observar en la oferta comercial anteriormente mostrada. 

Básico del 2005.

Al crearse nuevos paquetes y ofertas el año 2006, se elimina el Básico. Lo más próximo que podemos encontrar son Canal+ Digital (23€) y Digital+ Familiar (42€).

Al crearse nuevos paquetes y ofertas el año 2006, se elimina el Básico. Lo más próximo que podemos encontrar son Canal+ Digital (23€) y Digital+ Familiar (42€).

Una oferta así de básica cuesta 27€ en Digital+ (40 canales). Pero claro, en 2006 se hace una renovación de paquetes y el Básico se elimina. A partir de entonces, si quieres pagar lo mismo, te dan 20 canales por 23€ en el paquete Canal+ Digital. Si quieres seguir viendo los mismos canales, están integrados ahora en Digital+ Familiar, que cuesta 42€. Ahora vas y lo cascas…

Oferta comercial de Digital+ desde 2003 hasta 2006, con todos los paquetes creados durante ese período.

Demasiados paquetes. Cuando Canalsat ha dado a elegir entre 2 o 5 paquetes simples durante toda su historia, Movistar+ ha llegado a ofrecer más de 10 paquetes diferentes. La excesiva diversidad, tematización y precio de los paquetes temáticos, que se han ido renovando muy frecuentemente, ha dado un aspecto complicado el hecho de contratar la TV de pago, alejando a muchas familias de abonarse a Digital+.

Movistar+ también quiso presentar en su día como Digital+ una paquetización temática: pequeños paquetes centrados en géneros específicos (documentales, series, cine…) que tenían sus propios precios y podían sumarse. Creado para dar un aspecto de “flexibilidad y mínimo coste” con sus paquetes reducidos ante la llegada de la crisis, fue otra reorganización que pasó sin pena ni gloria.

Y es que este problema  ya lo explicaba el ex-director de Canal Historia y licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Diego Castrillo Ramos, en su tesis doctoral de la Universidad Complutense de Madrid:

 

Uno de los errores que a mi entender ha cometido Digital+ a lo largo de los últimos años, consiste en una confusa estrategia de “paquetización” de sus canales, ya que ha cambiado demasiadas veces su oferta de paquetes, confundiendo y en muchos casos enojando a sus abonados, a los cuales les ha sido muy difícil estar al día de estas nuevas ofertas de paquetes o promociones, y donde muchas veces se han encontrado pagando más por los mismos canales, que un nuevo abonado a la plataforma, u otro que se ha cambiado de paquete. La estrategia que se ha seguido de intentar obtener la máxima rentabilidad por cliente o ARPU (Average Return per User), y basándose en la misma, construir una oferta con forma de pirámide invertida, donde la base y la que debería ser la puerta de acceso a la plataforma, cuenta con una muy limitada oferta de canales, mientras que en la parte superior de la pirámide, y donde se ubica la oferta más atractiva y la mayor cantidad de canales, se ofrece a un precio mucho más alto.

(2012) “El impacto del video online en la industria de la televisión de pago de España y Estados Unidos: Un modelo comparativo“, Diego Castrillo Ramos.

Sin embargo, tanto en Francia como en España, Movistar+ y Canalsat han dejado de dominar la cuota de abonados y el sector de la TV de pago. Aunque es cierto que los operadores de cable ya los ofrecían mucho antes en forma de triple-play, el reciente auge de los paquetes convergentes es el responsable de este fenómeno, siendo una verdadera estrategia comercial que está funcionando.

Tras la llegada de la IPTV (televisión mediante Internet) en 2005, las ofertas que combinan servicios de telecomunicaciones con la televisión han convencido definitivamente a los clientes de agrupar todo en una misma factura y precio.

¿Pero por qué ha sido ahora con la IPTV y no con las cableras cuando empezaron a vender estos paquetes? Una causa es el tema de la cobertura: el cliente necesita estar en una zona cableada, un requisito que no siempre se cumple debido a que debe existir una gran demanda para ello, ya que la instalación no es barata.

La IPTV se transmite a través del ADSL (que llega a todas las casas gracias a las centralitas de toda la vida), y por fibra óptica, una tecnología que ya se está extendiendo a gran velocidad en España. Y otro factor es la unión de todos los servicios: en 2003, ONO ofrecía por 70€ solo el fijo, Internet y TV (3-play). En 2015, ya hay paquetes que unen el fijo y móvil, la banda ancha fija y móvil, y la TV (5-play) por 65€.

En términos generales, puede apreciarse que parte del crecimiento de la televisión de pago en los últimos años [en Europa] se encuentra en el impulso recibido por las ofertas empaquetadas. Esto se sigue del crecimiento experimentado por la televisión de pago usando tecnología IP, sobre todo, y el cable, que son las tecnologías que actualmente ofrecen ofertas de Internet, telefonía y televisión.

En España, esta última observación, conjuntamente con el estancamiento de los abonados y la tendencia negativa de los ingresos de la plataforma satelital, como se verá a continuación, hace pensar en una reorientación de este segmento de la televisión de pago hacia ofertas empaquetadas con otros servicios de comunicación.

(2011) “Competencia y Regulación en el Mercado Audiovisual en España“, Luís Cabral y Flavia Roldán.

La empaquetación total resulta en la desaparición de los casos en que el mismo usuario posee el contrato de móvil, del ADSL y de la televisión con varias compañías. Si alguien se da de baja o de alta en una compañía, se tratará de todos los servicios en conjunto, así que las empresas evitan más que nunca el descontento de sus usuarios. Y eso empezaba a ocurrir en 2005 con los operadores de EEUU:

– La paquetización de la oferta tendrá en el medio plazo otra consecuencia que en países como EE.UU. comienza a ser una realidad: la batalla por el cliente se traduce en un escenario en el que el primero que capta un cliente, se lo lleva todo: la telefonía, la conectividad de banda ancha y la televisión.

– El techo de penetración del 20% de la televisión de pago en España constituye una barrera importante para los nuevos servicios de TV-IP y vídeo digital. Esta barrera está basada en el hábito social que considera la televisión como un servicio gratuito, y por tanto mira con reticencia cualquier pago asociado a la misma.

(2005) “Televisión Digital – Grupo de Análisis y Prospectiva del Sector de las Telecomunicaciones“, Gaptel/Red.es.

El empaquetamiento es una característica en común entre Francia y España que se está llevando gran parte del pastel, pero la costumbre de no pagar por ver la televisión sigue siendo un obstáculo importante en nuestro país. En Francia eso nunca ha existido o existió durante muy poco tiempo, ya que vimos en el apartado “Abonados” que 7 de cada 10 hogares del país tenían contratado un mínimo paquete de televisión de pago.

La popularidad de las ofertas convergentes podría ser una oportunidad perfecta por aumentar la penetración de la televisión de pago en España, y así, situarla al nivel de Francia (si es que se puede, claro). Se potenciaría el consumo de contenidos por vía legal, ya que uno de cada dos internautas españoles descarga ilegalmente algún material audiovisual, cuando en Francia se trata de más de 1 de cada 4.

Mediante precios asequibles (como los 10€/mes que cuesta el fútbol en Orange TV), ofertas irresistibles (como los 10€/mes frente a los 50€ que vale el paquete total de Movistar+) y los tan queridos servicios VOD (Netflix, Wuaki, Total Channel…), puede que estemos ante la etapa del asentamiento y normalización en territorio español.

– ¿Todavía queda mucho camino por recorrer en España?

Tenemos espacio para crecer, lo cual es bueno, y además estamos en el buen camino. El crecimiento este año ha sido fantástico porque todos los operadores se han metido de lleno en la adquisición de suscriptores. Los canales siguen realizando una inversión muy fuerte en contenido y la calidad está mejorando. Estamos creando un servicio y una experiencia que no teníamos cuando yo llegué a España hace un año: estrenos pegados a la emisión en Estados Unidos, derechos más exclusivos y sobre todo un esfuerzo por conseguir los derechos lineales (emisión en directo) y no lineales (video bajo demanda). El suscriptor pide cada vez más a su operadora ese acceso bajo demanda a sus series favoritas. Y además, todo este esfuerzo permitirá también reducir la piratería.

(2015) “Entrevista a la directora general de FOX International Channels en España y Portugal, Vera Pereira“, Francesc Puig/La Vanguardia.

Conclusiones

Las diferencias entre el sector de aquí y allá se han producido por diversos factores:

  • Francia es el primer país en importar el modelo del “pago por visión” en Europa, provocando un asentamiento en su población como hábito social.
  • La producción nacional de gran parte de los canales de pago evitará el control total de los derechos televisivos por parte de las majors y crecimiento de la industria audiovisual francesa.
  • Las estrategias comerciales, basadas en la paquetización progresiva (paquetes que se van engrandeciendo con más temáticas) y no en una paquetización tematizada (paquetes especializados en ciertas temáticas que pueden sumarse entre ellos), es lo que diferencia a Canalsat de Movistar+. Eso ha producido que aquí se haya visto la televisión de pago como algo muy complejo de contratar.
  • Una tasa de piratería, no con tanta diferencia, pero sí superior en España.

Y las presentes causas que podrían augurar un próximo crecimiento de la demanda en el sector español son:

  • La revolución de las ofertas empaquetadas o convergentes, cuya suma de los servicios a un precio razonable puede incluir a la TV de pago.
  • La aparición de los servicios VOD, la nueva competencia contra la cual tendrán que luchar los operadores de telecomunicaciones a base de ofertas 5-play, para así convencer al cliente de contratar también su servicio de televisión.
  • La inversión de los operadores, tanto en el ámbito de crear nuevos canales (mediante producción propia o encargándolos a majors) como en el de adquirir más derechos (exclusivos o no) para mejorar su TV a la carta. Este aspecto será decisivo para la elección de un usuario: si pagar a un operador externo (Netflix) o al que ya tiene contratado (Orange TV).

Espero (y creo) que todo esto facilite a que algún día miremos con nostalgia este tipo de artículos y podamos disponer de una mejor industria de la televisión de pago, a un nivel parecido o igual al de Francia y otros países vecinos de Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s